San Sebastián

Dimite un asesor de Bildu por amenazar a aficionados de la selección española

  • Josetxo Ibazeta, secretario del alcalde donostiarra, increpó a seguidores de España, con gritos de "Viva ETA Militar". La Fiscalía lo investigará por amenazas y enaltecimiento al terrorismo. En 2011 fue absuelto en un juicio por 'kale borroka'.

Comentarios 9

El secretario personal del alcalde de San Sebastián, Josetxo Ibazeta, ha presentado su dimisión tras reconocer haber amenazado de muerte a varios aficionados de la selección española que celebraban el triunfo del combinado nacional en la pasada Eurocopa. Además, Ibazeta les espetó "Gora ETA Militarra" (Viva ETA Militar).

En el texto de dimisión, Ibazeta pide al alcalde "que adopte las medidas oportunas" para que la misma se haga efectiva "con carácter inmediato". Asimismo, destaca que no desea que un "incidente aislado" y la "utilización" que del mismo pueda hacerse generen "daño político alguno" a la persona de Juan Carlos Izagirre, al Gobierno municipal, ni al Ayuntamiento de San Sebastián.

En una rueda de prensa de urgencia convocada en el Consistorio, el alcalde de Bildu, Juan Carlos Izaguirre, ha señalado que acepta la dimisión presentada por su secretario personal, y ha calificado su actitud de "totalmente inaceptable".

El portavoz de Sortu, Juan Cruz Aldasoro, afirma que personas con actitudes como la del hasta ahora secretario personal del alcalde de San Sebastián, Josetxo Ibazeta, "no pueden formar parte del partido". Aldasoro ha asegurado que los estatutos del partido dejan "muy claro" que este tipo de actitudes "no tienen cabida" en la formación y que las personas que mantienen este tipo de actitudes "no pueden ser miembros de Sortu".

La Fiscalía de la Audiencia Nacional abrirá diligencias para investigarlo por delitos de enaltecimiento del terrorismo

La Fiscalía de la Audiencia Nacional abrirá diligencias para investigar por delitos de enaltecimiento del terrorismo y de amenazas al hasta hoy secretario de la Alcaldía del Ayuntamiento de San Sebastián, Josetxo Ibazeta, por increpar y amenazar presuntamente a unos aficionados de la selección de fútbol.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha aplaudido que "este personaje" haya tomado nota de que la Fiscalía iba a actuar contra él y se ha felicitado de que Bildu haya reconocido que no se pueden traspasar "determinadas líneas rojas".  Previamente, los ministerios de Interior y Justicia solicitaron a la Fiscalía General del Estado que actúe contra Josetxo Ibazeta.

Absuelto de un juicio por kale borroka

Josetxo Ibazeta, el cargo de Bildu al que investiga la Fiscalía de la Audiencia Nacional fue absuelto en enero de 2011 en un juicio en el que se enfrentó a una pena de dos años de cárcel por haber participado en varios actos de kale borroka ocurridos en San Sebastián entre 1996 y 2000. 

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal absolvió a Ibazeta junto a otros 13 acusados que se enfrentaban a penas de entre 4 y 12 años de cárcel por los delitos de colaboración e integración con organización terrorista y depósito de sustancias inflamables, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas. 

Ibazeta se sentó en el banquillo de los acusados como miembro de la Junta Directiva de la asociación Herria de San Sebastián, en cuyo local se guardó material explosivo que habría sido utilizado para fabricar los cócteles molotov que se habrían utilizado en los ataques, así como documentación relativa a la banda terrorista ETA y su organización satélite Jarrai. El resto de los integrantes de la dirección de la asociación -Miren Agurtzane Zubiaurre, Francisco Gabriel Isasa, José Ángel Catalán, Francisco de Asís Rodríguez y Fernando Bert Arretxea- también fueron exonerados de cualquier responsabilidad penal. 

"Con familias, trabajos e hipotecas"

El tribunal también absolvió a Aitor Abanda Pagola e Ibon Toledo Portu, camareros del bar Herria, y a José Antonio Astigarraga, Aitor Domezain, Gorka Iruretagoyena, Garakoitz Mendizabal, Lartaun Rodríguez y Beñat Echart, a los que se imputaban los actos violentos. Todos ellos alegaron ante el tribunal que los hechos ocurrieron en la década de los noventa y que en el momento del juicio tenían "trabajos, familias e hipotecas". 

La sentencia, de la que fue ponente la magistrada Ángeles Barreiro, ponía de relieve la "orfandad probatoria" de la acusación planteada por el fiscal Luis Barroso, que rebajó sus penas porque el procedimiento judicial estuvo paralizado durante cuatro años. 

Durante la vista, el presidente del tribunal, Alfonso Guevara, protagonizó un incidente a gritos con el abogado abertzale Zigor Reizabal, al que ordenó investigar después de que éste abandonara la sala de vistas alegando que él y sus compañeros no habían preparado el procedimiento porque habían alcanzado una conformidad con el fiscal que finalmente no llegó a producirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios