España reforzará la estabilidad del Congo como ejemplo para África

  • El Gobierno invertirá 60 millones de euros hasta 2010 en el país para mejorar las infraestructuras, la educación y la sanidad y el respeto a los derechos humanos

Comentarios 1

La República Democrática del Congo ha sufrido el conflicto armado con más muertos después de la Segunda Guerra Mundial, con un balance de tres millones de víctimas, tres millones de desplazados y violaciones continuadas de los derechos humanos. Es el país grande más pobre del planeta, con el 80 por ciento de su población bajo el umbral de la pobreza. Siete de cada diez congoleños no pueden acceder a los servicios básicos y ocho de cada diez no consume agua potable. Es el corazón del África negra. "Aquí necesitamos de todo", decían ayer desde la Embajada de España en el país.

Para abrir camino en esa colaboración, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y su homólogo en esta zona de la región de los Grandes Lagos, Antipas Mbusa, firmaron ayer un acuerdo marco de cooperación que, para el jefe de la diplomacia española, tiene una importancia de primer nivel, ya que "si se falla en esta apuesta por la estabilidad política y por emprender reformas económicas y sociales en este país, todo el continente africano tendrá un futuro incierto".

La afirmación resume a la perfección el desafío al que se enfrenta no sólo este país del África subsahariana sino toda la comunidad internacional empeñada en dar salida a situaciones insostenibles derivadas de una fuerte corrupción y de la necesidad de acometer acciones que contribuyan a la seguridad en este enclave. De este modo, el acuerdo rubricado ayer contempla una inversión de 60 millones de euros hasta 2010 destinados fundamentalmente a fortalecer los servicios básicos, como la educación o la sanidad, habilitar infraestructuras, proteger los derechos humanos y reforzar las capacidades de las estructuras democráticas. Este último punto requiere especial atención, pues la clave está en construir un Estado tras el convulso proceso de independencia, la larga dictadura que le siguió y las dos guerras devastadoras que ha sufrido Congo.

La presencia española en este país es escasa. La colonia se reduce a 316 personas, de las que más del 70 por ciento son religiosos. Las cada vez menos vocaciones está haciendo, además, que el número se reduzca mes tras mes, sin olvidar que están sometidos a una inseguridad importante, sobre todo los que trabajan en la zona este, que es la más conflictiva. La actuación militar se circunscribe a dos observadores de la ONU que desarrollan su labor en la parte oeste. Las tropas de la legión, compuestas por 130 efectivos, fueron retiradas en diciembre de 2006 una vez que se celebró la segunda vuelta de las primeras elecciones limpias y democráticas desarrolladas en el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios