Frenan un nuevo salto de unos 250 inmigrantes en la valla ceutí

  • Frontex avisa de que la inmigración irregular se ha triplicado respecto a las cifras de 2016

Varios inmigrantes son atendidos por las autoridades tras cruzar la frontera de Ceuta esta misma semana. Varios inmigrantes son atendidos por las autoridades tras cruzar la frontera de Ceuta esta misma semana.

Varios inmigrantes son atendidos por las autoridades tras cruzar la frontera de Ceuta esta misma semana. / Reduan / efe

Un grupo de unos 250 inmigrantes subsaharianos intentaron la noche del jueves al viernes un nuevo salto del perímetro fronterizo que separa Ceuta de Marruecos, pero fueron repelidos por la Guardia Civil en colaboración con las fuerzas marroquíes. Es el tercer intento frustrado después de que 187 personas lograran cruzar a la carrera el paso del Tarajal la madrugada del pasado lunes.

Según informa la Guardia Civil, el intento ocurrió alrededor de las 04:00 de ayer en el tramo del perímetro conocido como Finca Berrocal, una zona llana y de fácil acceso en la que los migrantes encuentran menos obstáculos para alcanzar la valla y se encuentran fuera del alcance de las cámaras térmicas, como sucedió la noche del jueves al viernes.

En esta ocasión, el grupo de 250 personas se encontró con el dispositivo de la Guardia Civil y de las fuerzas marroquíes desplegado a ambos lados de la valla, lo que permitió que finalmente ningún subsahariano cruzara la doble valla, pese a que muchos de ellos lograron encaramarse al vallado. Es el cuarto intento de la semana, el tercero frustrado por la presencia policial después de que pasado martes un millar de inmigrantes intentaran un nuevo salto de la valla. Apenas 24 horas después, en la medianoche del miércoles al jueves, otros 200 subsaharianos quisieron entrar a Ceuta a la carrera por el paso fronterizo del Tarajal, intento impedido por la Policía marroquí.

España experimenta desde comienzos de año un fuerte incremento en la llegada de inmigrantes irregulares, fundamentalmente subsaharianos que arriban al país por mar y por tierra, lo que ha multiplicado las alertas de instituciones internacionales.

Según los datos facilitados ayer a Efe por la Agencia Europea de Fronteras (Frontex), más de 9.000 personas entraron irregularmente en España en el primer semestre por vía marítima y terrestre, tres veces más que en el mismo período de un año antes. Entre enero y julio, el número de inmigrantes superó al de todo 2016.

El número de pateras se incrementa día a día aprovechando el buen tiempo veraniego para cruzar el Estrecho de Gibraltar hacia la costa mediterránea, mientras se repiten los asaltos masivos a las vallas y pasos fronterizos de Ceuta y Melilla, ciudades españolas del norte de África.

Hasta mediados de julio pasado, habían entrado ilegalmente en España por mar y tierra 10.751 personas, el doble que en el mismo periodo de 2016, según datos recientes del Ministerio del Interior. También la Cruz Roja duplicó en el primer semestre la asistencia a estas personas, hasta las 7.400 atendidas.

La mayoría se adentraban en aguas españolas navegando en condiciones inhumanas, víctimas de mafias, a bordo de embarcaciones frágiles, que a veces naufragan. El 5 de julio fallecieron 49 personas por esta causa en el Mar de Alborán. Así, España puede superar este año a Grecia en el número de llegadas de indocumentados y refugiados por el Mediterráneo, si se mantiene el ritmo de los cuatro últimos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios