Garzón ordena el ingreso en prisión de 7 de los integrantes del 'comando Vizcaya'

  • El juez ha dejado en libertad bajo fianza de 12.000 euros a Adur Arístegui, y en libertad a Inge Urrutia y Libe Aguirre

El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, decretó el ingreso en prisión provisional de siete de los diez detenidos en la operación que permitió esta semana desarticular el 'comando Vizcaya' de ETA. El auto fue dictado pasadas las 3.30 horas de esta madrugada y permitirá el ingreso en la cárcel del líder del comando, Arkaitz Goikoetxea Basabe, según fuentes judiciales. Uno de los detenidos, Aduri Aristegi Aragon, podría eludir la prisión provisional con el pago de 12.000 euros de fianza. Por su parte, quedan en libertad Libe Agiree Mazaga, detenida el apsado martes en Fuengirola (Málaga) e Inge Urrutia, arrestada el jueves en Getxo (Vizcaya). Garzón aseguró que con estas detenciones "se han evitado muchos atentados", aunque advirtió que la red terrorista "puede resurgir en cualquier momento".

Los miembros del 'comando Vizcaya' que fueron detenidos tras una importante investigación policial, fueron interrogados por el juez Baltasar Garzón desde las cinco de la tarde de ayer, en presencia de la Fiscal de la Audiencia Nacional, Dolores Delgado. Como consecuencia, el auto dictado por el juez establece que siete de ellos deberán ingresar en prisión provisional. Arkaitz Goikoetxea, Aitor Kotano Sinde, Íñigo Gutiérrez y Maialen Zuazo Arruecoetxea declararon en situación de incomunicación, asistidos de un abogado de oficio, mientras que los otros seis detenidos pudieron hacerlo asistidos de su letrado de confianza.

Después de las declaraciones, el auto dictado por el juez estableció que deberán ingresar en prisión provisional el líder del comando, Arkaitz Goikoetxea, Maialen Zuazo Arruecoetxea, Ana Isabel Prieto Furundarena, Gaizka Jareño, Mikel Saracho Moro, Íñigo Gutiérrez y Aitor Kotano. No obstante, Aristegi Aragon, podría eludir la prisión provisional con el pago de una fianza de 12.000 euros. 

Baltasar Garzón reconoció que aunque ETA "puede resurgir en cualquier momento". El juez asegura que con la desarticulación de este comando y con las detenciones efectuadas, "se han evitado muchos atentados, muchas acciones terroristas" pero el magistrado reconoció que "es difícil saber lo que va a hacer" la banda, aunque aseguró que con su experiencia se puede afirmar que ETA "no está en su mejor momento". 

Con la intención de tranquilizar a la población quiso recalcar que "se está trabajando bien" y que la coordinación internacional y la cooperación entre las distintas instituciones "le están haciendo daño" a la organización. "Ése es el camino y el objetivo para conseguir que desaparezca este anacronismo, este absurdo y esta demencia que es ETA", concluyó Garzón.

Declaración de Goikoetxea

Goikoetxea fue el primero en declarar ante el juez y reconoció su pertenencia a la banda terrorista. Además, admitió recibir órdenes directas del presunto jefe de 'comandos', Garikoitz Aspiazu, si bien se negó a responder a las preguntas sobre su participación en hechos concretos. Uno de los diez delitos que la Fiscalía de la Audiencia Nacional imputa al presunto líder del 'comando Vizcaya' es el de conspiración para realizar una campaña de atentados en Andalucía este verano, según las mismas fuentes.

Además, se le imputa indiciariamente integración en organización terrorista, asesinato terrorista (el del agente Juan Manuel Piñuel el pasado 14 de mayo en Legutiano, en Álava), estragos terroristas, conspiración para la detención ilegal (del concejal del PSOE en Eibar Benjamín Atutxa) y conspiración para el asesinato del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska. Igualmente, se le imputan detención ilegal (de una persona a la que robaron el coche en uno de los atentados cometidos tras el final de la tregua), tenencia ilícita de armas, depósito de explosivos y falsificación en documento público, por los carnets falsos de la Guardia Civil incautados al 'comando'. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios