El Gobierno duda de que el atentado en Barcelona fuera a ser inminente

  • Rubalcaba no comparte la certeza del juez por la escasa cantidad de explosivo hallada en poder de los islamistas

Comentarios 1

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconoció ayer que las informaciones que señalan el fin de semana pasado como momento en el que los presuntos terroristas paquistaníes iban a cometer un atentado y que éste iba a estar dirigido contra el transporte urbano de Barcelona son datos aportados exclusivamente por el testigo protegido, y que la investigación del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Guardia Civil no ha llegado tan lejos, constatando simplemente la intención de los detenidos de atentar y que entre ellos había algunos que presentaban un "perfil suicida".

Al referirse a las informaciones del testigo protegido que hablaban de un atentado inminente, Rubalcaba destacó que no se han encontrado más explosivos que la bolsa con 30 gramos de nitrocelulosa mezclada con preclorato, una cantidad que juzgó insuficiente para llevar a cabo los planes de los que habló el testigo. Añadió que una de las líneas de investigación corresponde a la búsqueda de posibles sustancias que fueran a ser utilizadas y que no se han encontrado hasta el momento.

Asimismo, dijo no poder contestar a la pregunta de si esa pequeña bolsa se corresponde a la sustancia arrojada a la basura por uno de los detenidos, tal y como recoge el auto del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, ni si entre los detenidos está el testigo protegido. Tampoco quedó claro cuál de los detenidos arrojó el explosivo a un contenedor. Con todo, Rubalcaba afirmó que Interior concedía "credibilidad" a pesar de "las dudas que se puedan plantear" en cuanto a la inmediatez con la que se iba a cometer el atentado terrorista. A todas las informaciones que facilita, dijo, "hay que ponerle fecha y hora" porque sólo cuando finalice la investigación se podrá tener "una radiografía precisa" de los planes de los terroristas.

En lo que sí coinciden el testimonio del testigo protegido y las "investigaciones posteriores" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el CNI es en que los detenidos presentaban un "perfil suicida" y habían llegado del extranjero en distintas fechas. Según el auto, Mehmooh Khalid llegó a la Ciudad Condal el 8 de octubre procedente de Pakistán, vía Estocolmo; Mohamed Shoaib lo hizo el 12 de noviembre proveniente de Pakistán vía Alemania, mientras que Imran Cheema llegó entre mediados de diciembre y mediados de enero procedente de Portugal.

Interrogada por este mismo asunto tras la reunión del Consejo de Ministros, la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, se negó a "especular" porque "la operación está policial y judicialmente abierta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios