El Gobierno rinde homenaje a las víctimas, "héroes de nuestro tiempo"

  • García-Margallo y Fernández Díaz inauguran el primer seminario internacional

Los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, e Interior, Jorge Fernández Díaz, homenajearon ayer a las víctimas de todos los terrorismos, a las que calificaron como "los héroes de nuestro tiempo" y que ostentan un papel "determinante" en la lucha contra esta amenaza.

Ambos ministros inauguraron el primer seminario internacional sobre el papel de este colectivo en la lucha contra el terrorismo, celebrado en el Palacio de Viana y en el que víctimas de ETA, el Estado Islámico (EI) o Boko Haram dieron su testimonio tras guardar un minuto de silencio por todos los fallecidos.

Con especial recuerdo a la decena de muertos y casi cuarenta heridos el martes en pleno centro de Estambul por un atentado -los dos ministros le han dedicado sus primeras palabras-, el jefe de la diplomacia española subrayó que el terrorismo es "totalitarismo destructivo que tiene como objetivo acabar con el pluralismo y crear sociedades homogéneas, cerradas e intolerantes".

Por eso, defendió que frente a ellos no deben existir "ni grises ni matices", pues "no son soldados de ninguna causa, sino criminales".

El titular de Exteriores hizo referencia a las iniciativas que España ha llevado a los foros internacionales, especialmente en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente. Destacó la que permitió que en octubre de 2015 y "por primera vez en la historia" el Consejo celebrara una sesión especial en la que participaron víctimas del terrorismo de ETA, EI y Boko Haram para dar "un mensaje que pide justicia y no venganza frente a los crímenes terroristas".

Fernández Díaz concedió por su parte a las víctimas un "papel absolutamente determinante" para derrotar al terrorismo.

"Frente al intento de cosificarlas y deshumanizarlas, las víctimas tienen que aportar su rostro y corazón", añadió el titular de Interior, que recordó que en 2015 más de 28.300 personas murieron en todo el mundo a manos de organizaciones terroristas.

A las protagonistas del seminario pusieron voz, entre otras, la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, quien agradeció poder ofrecer su testimonio porque "nunca debemos olvidar que el silencio es una forma de impunidad de los terroristas y también su victoria". La memoria de todos los asesinados, que tienen en común "su inocencia", debe ser la premisa para que "nada ni nadie justifique la barbarie" como la cometida durante más de cuatro décadas por ETA, "el ataque más persistente y cruel contra el estado de Derecho y la convivencia en libertad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios