Iglesias: "Unidos Podemos es la nueva socialdemocracia, patriótica y plurinacional"

  • El líder podemita pide al PSOE que deje en manos de su militancia la decisión de pactar con Unidos Podemos o permitir que siga gobernando el PP.

Comentarios 2

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha definido este lunes a Unidos Podemos, la coalición que ha conformado con IU y otros partidos para concurrir a las elecciones del 26 de junio, como una fuerza política "patriótica y plurinacional", llamada a ocupar "el nuevo espacio socialdemócrata". 

"Decimos que somos patriotas y que Unidos Podemos es una candidatura patriótica y a un tiempo plurinacional", ha asegurado en un desayuno informativo en el Hotel Ritz organizado por Nueva Economía Fórum, en el que ha sido presentado por el recién elegido coordinador federal de Izquierda Unida, Albert Garzón. 

Iglesias, que ha asegurado no "tener problemas" con poner "etiquetas", ha erigido de este modo a su formación como los llamados a liderar de ese "nuevo espacio" de la socialdemocracia, aunque ha reconocido que "no están solos" ya que también se integran "organizaciones de la izquierda tradicional de Cataluña y de España", de las que ha destacado principalmente a Izquierda Unida.

"Marx y Engels eran socialdemócratas"

Preguntado sobre si cree que los militantes del Partido Comunista como Garzón y gran parte de IU estarán cómodos en ese nuevo espacio de la socialdemocracia, Iglesias ha defendido que Karl Marx y Friedrich Engels "eran socialdemócratas". "Es un término con una capacidad de subsunción enormemente amplio", ha apostillado, entre risas. 

No obstante, ha continuado explicando que cree que "los significantes son lo de menos", aunque ha argumentado que la elección de este término para definir Unidos Podemos responde a que se siente "más clásico" a la hora de definir las opciones políticas, a diferencia de su número dos, Íñigo Errejón, quien aseguró hace días en una entrevista en el gratuito 20 Minutos que "los comunistas y los socialdemócratas son especies del pasado". 

"No necesariamente necesitamos inventar etiquetas nuevas", ha proseguido, para aclarar, sin embargo, que "ser socialdemócrata en el siglo XX" no es lo mismo que serlo "en el siglo XXI" porque estas opciones se han redefinido "por completo".

Alianza con la "vieja socialdemocracia" del PSOE

Por otra parte, ha defendido que ese nuevo espacio de la socialdemocracia que Unidos Podemos aspira a "ocupar", y que representa "la principal alternativa de gobierno al PP", debe entenderse necesariamente con la "vieja socialdemocracia" que representa el PSOE, ya que ante la ausencia de mayorías absolutas, no será posible formar un gobierno progresista sin su apoyo. 

"Necesitamos una alianza con la vieja socialdemocracia que nos permita abrir con ellos un debate de país", ha enfatizado, en un nuevo llamamiento al PSOE para que aclare cuanto antes con quién quiere pactar tras el 26 de junio y si permitirá que siga gobernando el PP o aceptará formar un Ejecutivo progresista de coalición con Unidos Podemos. 

Según Iglesias, esta última no es sólo la opción "más sensata" sino la que, a su juicio, prefieren los votantes socialistas. Por ello, ha animado al PSOE a dejar en manos de su militancia esta cuestión, sobre todo si está preocupado por lo que dicen las encuestas, que en su mayoría confirman el sorpasso de Podemos. "Que decida la militancia y así no hace falta que les hagan las encuestas desde fuera", ha apostillado. 

En cuanto al rechazo mostrado por algunos de los dirigentes del PSOE, como la presidenta andaluza, Susana Díaz, a pactar con Podemos, Iglesias ha asegurado que la posibilidad de formar un gobierno progresista en España no puede depender "de si hay un dirigente en una comunidad al que le cae mejor o peor Podemos". "Estamos hablando de un debate de país, del futuro de la vieja socialdemocracia", ha asegurado, haciendo "hincapié" en el que futuro del PSOE depende de la actitud que adopten las el 26J. 

Iglesias también ha centrado parte de su intervención en las medidas económicas que ese nuevo espacio socialdemócrata debe poner en marcha si consigue llegar a La Moncloa, y que ha definido como "neokeynesianas". "Somos el resultado del fracaso de los que vinieron antes --ha dicho mencionando expresamente la llamada Tercera Vía del británico Tony Blair y el alemán Gerhard Schroeder--; por eso proponemos una política económica diferente", ha defendido. 

En este punto, ha destacado algunas de las medidas que se incluyen en su programa electoral, como la necesidad de transformar el modelo productivo, subir el salario mínimo, cerrar las centrales nucleares en 2024, bajar impuestos para las clases más desfavorecidas, crear una banca pública, o derogar las dos últimas reformas laborares del PSOE y el PP para recuperar, por ejemplo, las indemnizaciones de 45 días por año en los despidos improcedentes -derogaciones que se ha comprometido a llevar a cabo en los primeros cien días de gestión, si gobierna-. 

También ha defendido la necesidad de actualizar las pensiones al IPC y se ha mostrado de acuerdo con la propuesta del PSOE de crear un impuesto de solidaridad para financiar adicionalmente la Seguridad Social.

Desconfianza en la Justicia

Iglesias también ha sido preguntado sobre la situación política de Venezuela, sobre las acusaciones de financiación ilegal por parte de este país a Podemos y sobre la petición de la Asamblea Nacional venezolana a su formación para que acuda allí a explicar esos supuestos pagos. 

A este respecto, el líder de Podemos ha defendido que "la financiación ilegal de un partido es materia de competencia de los tribunales españoles" y que, en este sentido, le "preocupa" que "algunos en este país empiecen a desconfiar de los tribunales españoles si las resoluciones no les gustan", en clara alusión a Ciudadanos y su líder, Albert Rivera. 

"Hasta en cinco ocasiones el Tribunal Supremo ha archivado denuncias. Confiamos en la justicia española", ha afirmado, para criticar, asimismo, que "algunos candidatos" a la Presidencia se vayan "muy lejos para buscar otros marcos para la campaña", para no hablar de los problemas de los españoles, de nuevo aludiendo a Rivera y su viaje a Venezuela para apoyar a la oposición. 

En cuanto al 'cara a cara' que mantuvo este domingo en La Sexta con el líder de Ciudadanos, Iglesias ha eludido valorar su actuación, porque "no es elegante" que uno de los protagonistas del debate juzgue el resultado. Sí ha aprovechado, no obstante, para agradecer la disposición de Rivera a debatir, y ha criticado que los líderes del PSOE y el PP, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, se hayan negado a participar en los 'cara a cara'. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios