El líder del PNV subraya ahora la "plena vigencia" del tripartito de Vitoria

  • Los nacionalistas auguran una pugna electoral "desabrida y descarnada" con los socialistas

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, matizó ayer sus declaraciones del día anterior en las que parecía avalar la postura del diputado general de Vizcaya José Luis Bilbao (PNV) que el miércoles consideró "agotado" al Gobierno tripartito. "El actual tripartito tiene un programa de gobierno que finaliza en 2009 y que, por lo tanto, tiene plena vigencia", aseguró ayer Urkullu, que, sin embargo, insistió en que tanto EB como EA (los dos socios del PNV) no siempre priorizan, en sus acuerdos políticos en otras instituciones, a la formación jeltzale.

El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, auguró por su parte "una confrontación electoral descarnada y desabrida", si los socialistas responden "irresponsablemente" a "la mano tendida" que les ofrece la formación nacionalista. En una entrevista en TVE, Erkoreka consideró que "la búsqueda de entendimiento" con el Partido Socialista "y el choque de locomotoras" del que habló el jueves el líder del PNV "no son incompatibles". A este respecto, el secretario general del PSE-EE, Patxi López, transmitió ayer un mensaje de tranquilidad a la sociedad vasca porque "no es hora de amenazar con choques de locomotoras o conflictos permanentes si no se cumplen las exigencias particulares de Ibarretxe". En los pasillos del Parlamento vasco, el número uno de los socialistas vascos dijo que "es la hora de la prudencia, de la voluntad política para el diálogo y de arrimar el hombro". "No es hora de amenazar con choques de locomotoras o conflictos permanentes si no se cumplen las exigencias particulares de Ibarretxe", agregó López. "Es hora de prescindir de hojas de ruta que sólo llevan a la división y al enfrentamiento en Euskadi", concluyó el líder del PSE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios