Prisión para los cuatro integrantes del comando Nafarroa de ETA

  • El juez Pedraz cree que los etarras detenidos el martes estaban listos para atentar tras reunirse con 'Txeroki' en Francia.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ordenó el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de los cuatro presuntos integrantes del comando Nafarroa de ETA detenidos el pasado martes en Pamplona y Valencia. El juez cree que conformaban "un comando autónomo con la suficiente formación y material para el inicio de atentados" y que, de hecho, estaban listos para atentar después de haber mantenido una reunión en Francia con Garikoitz Aspiazu 'Txeroki', máximo responsable del aparato militar de la banda terrorista ETA.

En el auto dictado por Pedraz, el juez señala que el presunto líder del comando, Aurken Sola, y su segundo, Xavier Rey, "formarían parte de un comando autónomo de legales integrado en ETA, con la suficiente formación y material necesario para el inicio de la realización de acciones de carácter terrorista". Llega a esta conclusión a partir de las vigilancias policiales realizadas a estos dos detenidos que "permitieron detectar un viaje a Francia (urbanización Residence Lissardy) para, al parecer, mantener una reunión con Garikoitz Aspiazu, 'Txeroki'".  

El auto del juez detalla además que fue la compañera sentimental de Xabier Rey, Araitz Amatria, la que "facilitó el inmueble de la Residence Lissardy (perteneciente a su tía) para desplazamientos a Francia donde mantendrían contactos con dirigentes de ETA". "Así en el mismo se alojó Xabier junto a Aurken Sola cuando se desplazaron a Francia para mantener una cita con 'Txeroki'", añade el juez, quien además recoge otro desplazamiento de ambos detenidos "a la zona de Naurdes donde se encontraba un 'buzón'".  

A partir de los interrogatorios policiales, Sola y Rey confesaron por separado que el máximo responsable del aparato militar de la banda, 'Txeroki', les confesó hace dos semanas que está implicado en el asesinato de dos guardias civiles en Capbreton (sur de Francia) el 1 de diciembre de 2007, según fuentes de la investigación, que también explicaron que las Fuerzas de Seguridad galas han realizado un registro en el domicilio de la urbanización Residence Lissardy, con el objeto de hallar pruebas de la actividad terrorista.  

La citada residencia francesa podría ser el lugar en el que los dos detenidos en Pamplona recibieron hace dos semanas en el sur de Francia un cursillo sobre el manejo de armas y explosivos, impartido por el jefe militar de ETA. Durante el mismo, 'Txeroki' les confesó que él es uno de los tres etarras que estaban en la cafetería cuando detectaron a Fernando Trapero y Raúl Centeno, sobre los que después dispararon. Respecto la identidad de los otros implicados, 'Txeroki' se limitó a trasladarles que eran "dos militantes de ETA", según la declaración de Aurken Sola y Xabier Rey.  

Pedraz destaca además los hábitos de comportamiento de Rey y Sola, que utilizaban usualmente "vehículos prestados" y "se dirigían hasta lugares apartados de Navarra sin motivo aparente haciendo recorridos y maniobras al objeto de detectar si estaban siendo objeto de algún seguimiento". Además, el juez explica la existencia de un cuarto trastero "ajeno a los domicilios de ambos y alquilado por Xabier Rey al que trasladaban material por la noche desde un zulo". En el registro de ese trastero se incautó material apto para la fabricación de explosivos y dos revólveres. Además en la casa de Sola se halló "unas memorias USB con contenido relacionado con ETA".  

Por ello el juez considera en relación a Rey y Sola que estos hechos serían constitutivos de un delito de integración en banda terrorista, un delito de tenencia y depósito de armas, otro delito de tenencia y depósito de explosivos y un delito de conspiración para la comisión de atentados. En cuanto Araitz Amatria, "al parecer experta informática, colaboraría con el comando ayudando o dando cobertura en sus movimientos, como facilitando la fecha, lugar y cuerpo policial de controles policiales en Pamplona (se le incautaron anotaciones de su puño y letra)".  

Por su parte, en relación al cuarto detenido, Sergio Boada, Pedraz explica que también estuvo en la Residencia Lissardy de Francia junto a Sola y Rey, quienes "le entregaron material informático pendiente de análisis". El juez considera a estos dos últimos "autores de un delito de colaboración con banda armada". El titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, que se encuentra de guardia esta semana, tomó declaración a los detenidos desde las 09:30 hasta las 13:00. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios