Pruebas "biológicas" confirman la identidad de los etarras detenidos

  • Rubalcaba explica que los terroristas formaban un comando que "con bastante certeza" se entrenaba en Francia para regresar a España y atentar · El ADN en un cepillo de dientes delata a los asesinos

Continúan las investigaciones en torno al último atentado de ETA en Capbreton (Francia) que se llevó la vida de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, informó ayer que los dos etarras detenidos por estos hechos, Asier Bengoa y Saioa Sánchez, formaban parte de un comando que había hecho prácticas de tiro por la zona y que estaba "entrenándose" para entrar en España y atentar. La Fiscalía francesa añadió que "hay una probabilidad muy alta" de que la autora de los disparos fuera Saioa Sánchez.

La titular gala de Interior, Michèle Alliot-Marie, confirmó que los etarras detenidos en Lozère participaron en el asesinato del sábado. Si bien "no han confesado" los hechos, sí que indicó que "un conjunto de índices concordantes -similitud física, elementos balísticos y restos de ADN-" les incriminan.

En rueda de prensa en el Congreso, Rubalcaba, flanqueado por el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y el director general de la Guardia Civil y la Policía, Joan Mesquida, explicó que ya hay "pruebas suficientes", las dos últimas de tipo "biológico", que demuestran "al cien por cien" que formaban parte de un comando que "con bastante certeza" iba a atentar en España. El ministro precisó que "hay constancia" de que antes del encuentro con los agentes asesinados realizaron prácticas de tiro.

Preguntado por si podía confirmar si los etarras recibieron o realizaron algún tipo de llamada que autorizara el atentado y si las Fuerzas de Seguridad sospechan que el tercer terrorista podría ser Txeroki, el ministro se limitó a justificar su parquedad porque la investigación continúa abierta, y señaló que todos los esfuerzos de las Fuerzas de Seguridad francesas y españolas se vuelcan en encontrarle. "Ya han caído dos, el tercero también caerá", remachó.

Rubalcaba agregó que Saioa Sánchez era una etarra "muy buscada", con "máxima relevancia" dentro de la banda y a la que se vincula "directamente" con el comando Vizcaya y, por tanto, con el zulo hallado en Amorebieta durante la tregua y con el comando que trató de atentar en julio en Santander con un coche-bomba. El ministro destacó "la fortaleza, la profesionalidad y la dedicación" de las Fuerzas de Seguridad del Estado, lo que no quiere decir, aclaró, que ETA no vuelva a matar: "Mientras haya una persona dispuesta a coger una pistola y pegar un tiro a un guardia civil, el riesgo existe".

Por otro lado, el fiscal jefe de la División Antiterrorista de París, Jean-Claude Marin, explicó que la Policía gala busca el arma con la que se efectuaron los disparos, ya que las pistolas que llevaban los dos detenidos -una automática y un revólver- no fueron con las que se acribilló a los policías. Además, dijo que "hay sin duda una probabilidad muy alta" de que fuera la mujer la que efectuara los disparos contra los agentes y que se practicaron desde el interior del coche de las víctimas.

El fiscal jefe informó también de que en el coche Peugeot 307 en que huyeron los supuestos etarras de Capbreton se encontró un cepillo de dientes cuyo ADN corresponde al de Bengoa y que los dos etarras detenidos disponían de un piso en la ciudad francesa de Toulouse. En cuanto al Renault Clio color verde abandonado tras un accidente en la localidad de Blan, afirmó que se encontraron 142 casquillos de bala en su interior, lo que refuerza la teoría de que hicieron pruebas de tiro sobre una diana artesanal.

Respecto al modo en que se cometió el atentado, dijo que el hecho de que el tercer terrorista registrara el maletero para tener la certeza de que se trataba de guardias civiles indica que el crimen "no fue fortuito". Respecto a este tercer terrorista, podría tratarse efectivamente del que registró el vehículo y, por tanto, el menos visto por los testigos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios