Crisis en Cataluña

Puigdemont seguirá encarcelado al menos hasta la semana próxima

  • El abogado alemán del ex presidente catalán se encomienda al Gobierno de Merkel

Carles Puigdemont. Carles Puigdemont.

Carles Puigdemont. / EFE

Comentarios 14

El tiempo que la Fiscalía alemana se está tomando para estudiar la euroorden española contra el ex presidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont va a suponer que el líder soberanista continúe en prisión por lo menos hasta la semana que viene.

Pese a ello, Puigdemont, procesado por la Justicia española de los cargos de rebelión y malversación de fondos públicos, se mantiene con buen humor y ya está integrado en las rutinas de la prisión de Neumünster, según varias personas que han hablado con él en las últimas horas.

Hasta "principios de la próxima semana" la Fiscalía General de Schleswig-Holstein no habrá terminado de revisar el caso y no podrá posicionarse a favor o en contra de la ejecución de la extradición de Puigdemont ante la Audiencia Territorial de Schleswig, explicó en declaraciones a Efe el vicefiscal general, Ralph Döpper. Según dijo, su departamento está trabajando de forma "intensa" y "profunda" en la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE, euroorden) dictada por el juez del Supremo Pablo Llarena y analizándola con "calma". Como hoy y el lunes son festivos en Alemania con motivo de la Semana Santa, se descarta que la decisión de la Fiscalía llegue en esas jornadas, aunque seguirán trabajando.

Sólo cuando ese organismo presente su escrito ante la Audiencia Territorial, encargada de resolver el caso, podría haber una posibilidad jurídica de que cambiase la situación de Puigdemont y de que pasase a libertad vigilada.

Wolfgang Schomburg, el abogado alemán del ex president, pidió ayer su pronta puesta en libertad tras visitarlo en prisión. "Confío primero en la independencia de los jueces y, en segundo lugar, en el Gobierno alemán", manifestó. "Estoy bastante seguro de que tan pronto como sea posible estará libre. Y espero que sea gracias al Gobierno alemán", añadió sin querer especular sobre fechas.

El letrado, de 69 años, fue juez en el Tribunal Supremo alemán entre 1995 y 2000, para convertirse después en el primer alemán elegido para formar parte de un tribunal penal internacional. Hasta 2008 fue juez en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) en La Haya y en el de Ruanda, con sede en Arusha (Tanzania).

A la espera de acontecimientos, el reloj de la investidura sigue corriendo. El adjunto a la Presidencia de ERC, Pere Aragonès, pidió ayer "acompañar la denuncia de la imposibilidad de Puigdemont de ser investido a día de hoy por la acción judicial arbitraria del Estado español" con la investidura de un candidato que pueda nombrar a consellers y configurar un Govern efectivo. "Apostaremos por el nombre que permita hacer efectiva esta investidura. No es una cuestión de nombres", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios