Rajoy pide al Gobierno "continuista" que escoja bien sus prioridades

  • El líder del PP advierte a Zapatero que no debe volver a centrarse en "temas que no le importan a nadie y tensionan" y apunta que lo necesario ahora es "mejorar la vida de los españoles"

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, afirmó ayer que el recién nombrado Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero es "continuista" tanto en nombres como en políticas.

Rajoy, que participó en Córdoba en un acto con apoderados e interventores de su partido durante las pasadas elecciones generales, señaló que en esta ocasión espera que el Gobierno no "equivoque las prioridades" y se ocupe "de las necesidades reales de los ciudadanos". En este sentido, subrayó que el Gobierno debe ocuparse y atender las "economías familiares" y asuntos como los precios, las hipotecas, el empleo y la estabilidad del mismo, así como de la inmigración y de la seguridad ciudadana.

Rajoy dijo que exigirá responsabilidades al Gobierno si no se ocupa de las necesidades reales y recalcó que "las prioridades de esta legislatura tienen que ser mejorar la vida de los españoles" porque en los últimos cuatro años se ha centrado en temas "que no le importaban a nadie y sólo han generado tensiones".

En este sentido, resaltó que la economía española atraviesa una situación de "incertidumbre" y que las medidas de Zapatero "no sirven para resolver los problemas ni para generar confianza", por lo que el PP presentará antes del verano un conjunto de medidas basadas en bajar los impuestos de sociedades y sobre la renta para afrontar la crisis y atender las economías familiares.

Además, subrayó la necesidad de que se produzcan cambios en el sistema judicial para evitar que se repitan situaciones como las del caso Mari Luz o el último suceso de violencia machista en Guadalajara, porque en su opinión, es una burla que "ocurran estas cosas" y que se trate "a los ciudadanos como gentes sin categoría de ciudadanos".

El presidente del PP reiteró también que su partido cumplirá con su obligación constitucional de controlar al Gobierno y subrayó que hay cuestiones que en "un país civilizado y una democracia avanzada" tiene que haber acuerdo de los partidos nacionales.

El líder del PP recalcó su deseo de que ésta sea una legislatura donde se hable de opiniones y de formas distintas de ver las cosas aunque quiere "que en los grandes asuntos se produzcan acuerdos". También resaltó su deseo de que España sea una nación de ciudadanos libres e iguales, "vivan donde vivan".

Por su parte, el presidente del PP de Valencia, Francisco Camps, subrayó que el nuevo Ejecutivo "nace mal" si mañana "pacta parte del trasvase para una parte de España y la sigue negando a otras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios