Rajoy pide más apoyo en la UE al sacrificio de España e insta a repensar Europa

  • El presidente del Gobierno insiste en que la solución dada a la situación de Chipre es "extraordinaria y excepcional". Rubalcaba exige que si Bruselas relaja el objetivo de déficit se comparta con las CCAA.

Comentarios 6

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha instado a "repensar" la UE para que avance más rápidamente en su integración y ha emplazado a que los sacrificios de países como España cuenten con más apoyo de otros socios y de las instituciones europeas y no se hagan a costa de la cohesión. Rajoy ha hecho esta petición en su comparecencia ante el pleno del Congreso para informar de las conclusiones del Consejo Europeo celebrado en Bruselas en marzo, en la que ha considerado que la UE "debe pasar de las musas al teatro" y ha insistido en que la solución dada a la situación de Chipre es "extraordinaria, única y excepcional".

El jefe del Ejecutivo ha señalado que países como España, que "está cumpliendo sus compromisos", están embarcados en una dinámica de reformas estructurales y ajustes de gran calado. "Esperamos contar con el apoyo del resto de socios y de las instituciones europeas para que el esfuerzo y los sacrificios que estamos realizando no se hagan a costa de la cohesión, que es un valor fundacional de la UE", ha dicho antes de señalar: "Hay que negociar hasta la extenuación para que el principio de cohesión esté siempre presente". Para Rajoy, la UE debería actuar como hizo ante "la gran aventura de la ampliación" a las democracias del sur, el centro y el este de Europa, cuando ha subrayado que hubo "un esfuerzo generoso de cohesión" que redundó en beneficio de todos. "Debemos evitar que Europa se quede atrás. Es necesario, y cada vez con más urgencia, revertir la situación de estancamiento que vive Europa y debemos hacer todo lo posible para ello con todos los instrumentos a nuestro alcance", ha insistido antes de asegurar que ese es el mensaje que está lanzando continuamente a sus colegas de la UE.

Ha llamado la atención sobre el hecho de que el lenguaje de los consejos europeos se ha ido modificando para expresar su clara preocupación por la necesidad de que haya políticas de crecimiento en la UE. Pero ha reconocido que las "sensibilidades" son distintas en unos países y otros en materias como el desempleo juvenil, y ha explicado que sólo está satisfecho en parte con el resultado de la última cumbre de la UE porque le habría gustado que se imprimiera un ritmo mayor a sus trabajos y una mayor intensidad en la puesta en práctica de los planes aprobados. "Pero hay que perseverar y no dar nunca la batalla por perdida, porque -ha asegurado- tenemos todo el derecho a solicitar la aplicación práctica del principio de integración".

Rajoy ha analizado el rescate de Chipre para insistir en que esa situación no habría ocurrido de haber estado en marcha la unión bancaria y explicar que no era normal el peso del sector bancario de ese país ("claramente hipertrofiado", ha dicho) en su producto interior bruto. Para él, la solución adoptada es "razonable", aunque ha repetido su llamamiento a aprender de la experiencia y no vuelva a haber "desafortunadas declaraciones" que perjudicaron a todos como las que hizo el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y que generaron "dudas, incertidumbre y volatilidad del euro". En el análisis de esa crisis, que ve "encauzada", ha aprovechado para reiterar su defensa de que los depósitos por debajo de los 100.000 euros deben quedar protegidos siempre "por razones de seguridad y credibilidad".

Rajoy, que ha hecho una cerrada defensa del proyecto europeo, ha defendido recuperar el apoyo de los ciudadanos a ese objetivo y ha puesto en valor los resultados de una Europa que décadas atrás parecía una "utopía. Pero las utopías también necesitan renovarse, porque el peso del tiempo puede hacer mella en los sueños", ha precisado para pedir entonces "repensar Europa" y replantearse sus objetivos, la intensidad de su integración o su diseño político.

Rubalcaba tacha el Consejo de decepcionante

En su turno, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha insistido en que si Bruselas flexibiliza los objetivos de déficit, Rajoy debe compartir esa relajación con las comunidades autónomas, a fin de evitar nuevos recortes en servicios públicos esenciales. Rubalcaba ha calificado de "inane, irrelevante y decepcionante" el último Consejo Europeo, para advertir del riesgo de que en Europa se creen nuevas fronteras entre los países del norte y los del sur, en recesión. En clave interna, se ha mostrado convencido de que Bruselas finalmente ampliará a España el margen para cumplir los objetivos de déficit. De ser así, ha apostado por compartir esa relajación con las comunidades, porque, dado que las autonomías dedican el 80 por ciento de su gasto a educación y sanidad, si no se atienden sus necesidades se verán obligadas a aplicar más recortes en servicios sociales básicos que "no son de recibo".

Ha aprovechado también este debate para volver a ofrecer al Gobierno la creación de un fondo contra la pobreza, dotado con 1.000 millones de euros, ante la urgencia de la situación. El líder de la oposición ha considerado que en España y en Europa no sólo está aumentando el "euroescepticismo", sino que se está incrementando el "eurotemor" y la "euroangustia", porque los europeos empiezan a tener temor de las decisiones que adopta la UE. "Lo que se les manda es un mensaje nítido de más de lo mismo, más sufrimiento, vamos a seguir por este camino que nos ha conducido a estos fantásticos resultados", ha ironizado, para subrayar también que en muchos países del sur la crisis económica ha desencadenado una crisis política.

Ha ilustrado sus palabras con los casos de Italia o Portugal y ha hecho hincapié en que el país vecino es un "alumno aventajado" de la "austeridad a ultranza" que abandera la canciller alemana, Angela Merkel. Tanto es así que, en opinión de Rubalcaba, "criticar la política que está haciendo la señora Merkel en Europa es defender a Europa". Por eso, ha confesado sentirse decepcionado porque se reúna el Consejo Europeo y que "no hablen prácticamente de nada", que no discutan sobre un cambio de políticas ni de ritmos. También le ha decepcionado la actuación de Rajoy en el Consejo Europeo y le ha aconsejado que utilice la diplomacia fuera y la contumacia dentro. "Prudencia fuera y mucha firmeza dentro", ha apostillado.

Respecto a Chipre, ha criticado el ejercicio de "improvisación y chapucería" con el que se abordó la respuesta a la crisis chipriota pese a que era algo que "todo el mundo sabía que iba a pasar". Además de reclamar a Europa que combata sus propios "limbos fiscales", Rubalcaba ha abogado por acelerar la unión bancaria, la fiscal y la de ingresos, así como la unión económica y política. Junto a ello, ha recomendado a Rajoy que haga "piña" con otros países del sur de Europa y se ha comprometido a colaborar activamente en ese sentido hablando con otros socialdemócratas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios