Un miembro de Segi se encierra en una iglesia al aumentarle una condena el TS

  • Causó daños por más de 54.000 euros con un cóctel molotov en una estación

La Audiencia Nacional ordenó ayer la busca y captura del miembro de Segi Ekaitz Samaniego, condenado a ocho años de cárcel por el Tribunal Supremo (TS) por atacar una parada del tranvía de Vitoria en 2009, y que desde el pasado lunes está encerrado en una iglesia de la capital alavesa como protesta.

Así lo acordó ayer la sección tercera de la sala de lo penal en un auto dictado después de que el pasado 16 de diciembre el Alto Tribunal elevase de siete años y medio de cárcel a ocho la condena que la Audiencia Nacional impuso a Samaniego por lanzar un cóctel molotov en la noche del 27 al 28 de septiembre de 2009, en el marco de una jornada de lucha convocada por Segi.

Samaniego y un grupo de familiares y amigos se encerraron el lunes en la Iglesia Santa María de Vitoria para protestar contra la sentencia del TS, un encierro que tiene previsto finalizar hoy.

El tribunal declaró probado que Samaniego, "solo o en compañía de otro", roció con gasolina la máquina expendedora de la estación y lanzó un cóctel molotov que causó un fuego que alcanzó la marquesina. Los daños se tasaron en 54.140,44 euros, cantidad con la que el acusado deberá indemnizar a la empresa Eusko Trenbideak Ferrocarriles Vascos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios