Periodismo de guerra En el atentado también resultó herido un cámara indonesio

Un fotógrafo pierde un pie en un ataque a un convoy de EEUU en Afganistán

  • El reportero gaditano Emilio Morenatti fue alcanzado por la explosión de una bomba contra las tropas estadounidenses cerca de Kandahar · Será trasladado a un hospital de Dubai

Comentarios 1

El fotógrafo gaditano Emilio Morenatti, que trabaja para la agencia AP, fue alcanzado ayer por la explosión de una bomba-trampa cerca de la ciudad afgana de Kandahar y sufrió la amputación de un pie.

Morenatti "y un compañero de televisión viajaban empotrados en un convoy militar de EEUU que fue atacado en Afganistán con un explosivo improvisado colocado en la carretera", dijo una fuente a la agencia Efe.

El reportero gráfico, nacido en Jerez de la Frontera en 1969, dirige desde hace casi dos años la sección de fotografía de AP en Pakistán, empresa a la que se incorporó en 2003 tras haber trabajado para la Agencia Efe. El fotógrafo se encontraba desde finales de julio en Afganistán, donde iba a cubrir las elecciones presidenciales del próximo día 20.

Tras la explosión, Morenatti y su compañero también herido, el cámara indonesio Andi Jatmiko, fueron trasladados a un hospital en Kandahar.

Morenatti, que en octubre de 2006 estuvo secuestrado durante 15 horas en Gaza y ha cubierto varias zonas de conflicto, está casado con la fotógrafa freelance Marta Ramoneda.

La fotógrafa agradeció las numerosas muestras de apoyo y cariño de amigos y compañeros de trabajo del fotógrafo, que desde 2003 trabaja para la agencia estadounidense AP con la que cubría las elecciones del próximo 20 de agosto en Afganistán, con el camarógrafo indonesio Andi Jatmiko, quien también resultó herido, aunque de menor consideración.

Morenatti fue evacuado a Dubai, informó en Islamabad su esposa. "Vamos a hacer lo que resulte mejor para él, para su recuperación. De momento, es todo muy reciente y no sabemos si será trasladado a otro lugar" después de Dubai, explicó Ramoneda, quien aseguró que el fotógrafo está "consciente" y "animado".

Dos hermanos del reportero viajaron ayer desde Andalucía hacia Kandahar para acompañarlo en su traslado a Dubai, según informaron a Europa Press fuentes del Ejecutivo.

Tanto la Embajada de España en Kabul como el Ministerio de Defensa y las autoridades estadounidenses -responsables de la base en la que se encuentra Morenatti- se están ocupando de la situación del reportero gráfico. La vida del fotógrafo no corre peligro, y el objetivo es trasladarle hoy a un centro médico de Dubai si se estabiliza, añadieron las fuentes.

Los vecinos del Barrio de la Plata de Jerez de la Frontera (Cádiz), donde reside la madre de Morenatti, advirtieron ayer que "el Gobierno debe tomar medidas de seguridad" para las personas que, como él, "se juegan la vida trabajando". En declaraciones a Europa Press Televisión, una de las vecinas de este barrio jerezano recordó los momentos de "incertidumbre" vividos cuando el fotógrafo fue secuestrado en Gaza, y el "sufrimiento" por el que pasó la familia.

Esta vecina declaró que la vida de Emilio Morenatti está "marcada por su trabajo" y "cuando no estaba en un sitio, estaba en otro". Por ello, lamentó que "haya ido para darnos una información y le pase esto", considerando que sus familiares "tienen que estar destrozados y muy dolidos".

Otro de los vecinos comentó que el periodista corre "un riesgo muy grande" cuando va a un "país peligroso", como Afganistán, pero insistió en que "los políticos deben de hacer todo lo que esté en sus manos por él y su familia", ya que este fotógrafo "cubría una información para nosotros fuera de su tierra" y debería de estar, al menos, "protegido".

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) expresó su apoyo a la familia del fotógrafo. La presidenta de la asociación, Magis Iglesias, contactó con los familiares de Morenatti en Jerez, a quienes ofreció "cualquier ayuda necesaria".

Un total de 18 periodistas perdieron la vida en Afganistán entre 1992 y 2008, lo que convierte al Estado centroasiático en el "undécimo más peligroso para los trabajadores de los medios de comunicación", según las cifras que maneja el Comité de Protección de los Periodistas.

La Asociación de la Prensa de Sevilla (APS) mostró su "solidaridad y apoyo" al fotógrafo jerezano, que durante años ha trabajado en Sevilla y del que destacó su "gran labor periodística en zonas de riesgo permanente". "Referente de la prensa gráfica sevillana y andaluza, Emilio Morenatti es un ejemplo claro para el colectivo de periodistas, el cual se enorgullece de contar con un compañero de su altura profesional", según un comunicado de la APS.

La ganadora del World Press Photo de 1998, Dayna Smith, afirmó ayer que el riesgo "a veces merece la pena" para tomar una buena fotografía.

El secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), Dardo Gómez, avisó de que los corresponsales desplazados a zonas de conflicto son "carne de cañón" para los bandos combatientes. En declaraciones a Europa Press, Gómez recordó los casos de otros periodistas fallecidos ejerciendo su labor profesional, como José Couso o Julio Anguita Parrado. "Los periodistas trabajan en una situación complicada en esas zonas y, en este momento, la solución al problema resulta difícil", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios