"Menos mal que no he ido al baño porque no lo cuento"

"Menos mal que no he ido al baño en ese momento porque no lo cuento", ha relatado Gonzalo Peña, que se encontraba comiendo en el restaurante La Rigoletta cuando ha estallado uno de los dos artefactos colocados por ETA esta mañana en dos locales de Portixol, en Palma de Mallorca. 

Según este testigo, hacía solo cinco minutos que había llegado al restaurante cuando ha escuchado un "golpe fuerte y seco" proveniente de la zona de la cocina y los baños, aunque en un primer momento no imaginó que se trataba de una bomba de escasa potencia colocada en el baño de señoras. 

"Todo ha temblado un poco y al principio pensé que era un portazo", ha indicado el testigo, residente en uno de los bloques de viviendas donde se encuentra el restaurante y que aún no ha podido entrar en su casa, quien luego, al ver "humo negro" y oler a "pólvora" se ha dado cuenta de que podía ser un explosivo. 

Como Gonzalo, numerosos vecinos y empleados de los restaurante de la zona desalojados tras la bomba (cuatro locales en total) están a media tarde a la espera de que los policías nacionales les dejen pasar a sus hogares y sus lugares de trabajo, ya que la zona permanece acordonada tres horas después de la explosión, que ha tenido lugar sobre las 14:25 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios