Cinco miembros de EKIN en Navarra se libran de la cárcel al renunciar a la violencia

  • Los integrantes de la organización ilegal que colaboraba con ETA, detenidos en 2011, se han conformado con una pena de dos años tras reconocer los hechos ante el tribunal.

Cinco miembros de Ekin en Navarra, el aparato político de ETA ilegalizado en 2009, que se enfrentaban este jueves a una pena de 10 años de cárcel por ser de ETA, han eludido su ingreso en prisión al conformarse con una pena de dos años al llegar a un acuerdo con el fiscal y comprometerse a renunciar a la violencia. Se trata de Gorka Zabala Cia, Gorka Mayo Hermoso de Mendoza, Iker Moreno Ibáñez, Iñigo González Etayo y Jon Patxi Arratibel Garciandia, quienes cumplieron un año en prisión preventiva tras ser detenidos en 2011.

A cambio de la rebaja de la pena, los cinco han reconocido su participación en los hechos, "asumiendo que su conducta fue contraria a las leyes del Estado español". A ello añaden "su compromiso con la renuncia a cualquier actividad relacionada con el uso de la violencia, queriendo que este reconocimiento contribuya a la reparación a las víctimas del terrorismo por el sufrimiento que se les ha causado", según el acuerdo que han suscrito con la Fiscalía.

Este pacto es igual al adoptado en el acuerdo de conformidad alcanzado en el juicio a la cúpula de Batasuna el pasado enero y la rebaja de la pena se basa en artículo 579 bis 4 del Código Penal que prevé imponer la pena inferior en uno o dos grados cuando el hecho sea de menor gravedad y no exista violencia. De este modo, y tras reconocer los hechos ante el tribunal, la sección segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional ha acordado condenar a los cinco juzgados a dos años de cárcel por integración en organización terrorista por haber sido "los encargados de ejecutar la estrategia diseñada y supervisada en última instancia por la propia organización terrorista ETA".

El fiscal José Perals relataba en sus conclusiones provisionales, asumidas ahora por los acusados, como Ekin en 2010, antes de disolución tras su ilegalización, "incrementó notablemente su actividad en el País Vasco y en la Comunidad Foral de Navarra". En ese contexto, los acusados participando en reuniones orgánicas de carácter clandestino y "con personas de reconocida relevancia en diferentes organizaciones del entorno ilegal abertzale".

Los cinco actuaban además como "desdoblados" en puestos de responsabilidad del resto de organizaciones de la Izquierda Abertzale en Navarra, por lo que además de integrar Ekin formaban parte del ámbito de Segi-Iker Moreno e Iñigo González-, Askatasuna -Jon Patxi Arratibel- o Batasuna -Gorka Mayo y Gorka Zabala-. Todos ellos habrían participado en reuniones de coordinación con los responsables de Ekin de Navarra que también fueron detenidos en otra operación, Rosa Iriarte Laset y Eneko Compains Silva

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios