Más de 1.400 policías que trabajaban como escoltas pasarán a luchar contra el crimen

  • La Dirección General del cuerpo alude a la disminución de la amenaza terrorista y a la crisis

Más de 1.400 agentes de la Policía Nacional que estaban dedicados a labores de escolta y protección, tanto de personas como de edificios, pasarán a desempeñar tareas de protección de la seguridad ciudadana y lucha contra el crimen organizado.

Esta reorganización puesta en marcha por la Dirección General de la Policía obedece al programa de reducción de escoltas que, de forma escalonada, está desarrollando el Ministerio del Interior después de observar que el número de policías destinados a labores de protección "no se corresponde con los actuales niveles de riesgo ni con las exigencias de ahorro derivadas de la actual crisis económica".

Estos más de 1.400 agentes se incorporarán a servicios de seguridad ciudadana, como la Brigada Móvil o radiopatrullas; a los distintos grupos de lucha contra el crimen organizado, y a la próxima Unidad de Investigación Tecnológica (UIT).

En concreto, algo más de un centenar de efectivos reforzarán la jefatura de la Brigada Móvil con el objetivo de fortalecer la seguridad y la eficacia policial en los medios de transporte. Parte de estos cien agentes proceden de los servicios de escolta y seguridad estática. Actualmente la jefatura de la Brigada Móvil está compuesta por 541 agentes, de todas las escalas y categorías, distribuidos en la Unidad Central de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana y otras trece unidades móviles en distintas provincias. Con la inmediata incorporación de estos cien agentes se reforzará el servicio, especialmente en estas fechas estivales en las que existe un mayor flujo de viajeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios