La preparación de los militares, clave del encuentro de la OTAN en Toledo

  • Loeser no cree que el Ejército deba convertirse en una "ONG armada" sino aprender a cooperar con otros agentes no militares.

El director del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) y teniente general, Pedro Bernal Gutiérrez, afirmó hoy que los militares y oficiales necesitan adquirir otras capacidades, además del combate, que les permita hacer frente a los nuevos desafíos y otras circunstancias que hoy en día son más amplias, y que no tienen que ver con la de hace décadas.

  Así lo manifestó en el marco de la conferencia de directores de centros de estudios estratégicos de la Alianza Atlántica, que se celebra en Toledo desde ayer y hasta hoy, y que convoca anualmente el Colegio de Defensa de la OTAN (NADEFCOL). En esta ocasión el anfitrión es el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN).

  Con motivo de esta reunión, el director del CESEDEN acompañado del comandante de NADEFCOL y teniente general Wolf-Dieter Loeser, dio una rueda de prensa, en la que dejaron claro que la "Conferencia de Comandantes" que en 2008 cumple su 37ª edición, no se hablará de estrategia ni operaciones, sino de necesidades en cuanto a la preparación de "nuestros oficiales".

  Los Centros de Altos Estudios de Defensa de la OTAN creen que los militares deben cambiar y abrir su mentalidad, y cooperar con otros agentes que no son militares. Esto quiere decir que ante la preparación anterior, que era básicamente militar, hoy en día hay que estudiar otros campos de actuación, "otras necesidades que van más allá del empleo de las armas", concretó Bernal.

  Los directores de 56 centros académicos de reconocido prestigio, pertenecientes a 45 países, dedicados a estudios sobre la Defensa, intercambiarán ideas y abordarán los nuevos desafíos. Además, tendrán la oportunidad de debatir el papel de las instituciones académicas, organizaciones internacionales, gubernamentales, y ONG, en el actual marco, diverso y complejo, de la seguridad internacional.

  Bernal dejó claro que no se trata de una reunión de estados mayores. Durante su intervención, manifestó que "hay que tener en cuenta que hablamos de formación de militares". "Básicamente los militares de hoy deben estar preparados para combatir, pero en este mundo nuevo en el que aparecen nuevas necesidades, el combate no es la única y exclusiva forma de participar", argumentó.

  Existen otros instrumentos, además de la fuerza, prosiguió, como la diplomacia, medios económicos y sociológicos, pero el núcleo de las Fuerzas Armadas sigue siendo su preparación para combatir. "La gran diferencia -agregó- es que ya no son sólo combatientes, sino que nuestro personal necesita otras capacidades que les permitan participar en otras circunstancias que hoy en día son más amplias".

  Por su parte, el teniente general Wolf-Dieter Loeser aclaró que a pesar de que los oficiales tengan que aprender a cooperar con las ONG y las organizaciones gubernamentales, no significa que el Ejército tenga que convertirse en "una ONG armada", ya que tiene que seguir siendo Ejército, pero sí hay que prepararlo para afrontar conflictos varios que pueden ser de alta o baja intensidad.

  Asimismo, recordó que en los años 60-70 en Alemania, no eran fáciles las relaciones entre el Ejército y las demás organizaciones, porque "a estas no les gustaban los uniformes". "El objetivo -dijo- es "conocernos mejor, porque al final todos tenemos una misión común, pero para esto hace falta tiempo. Nuestros oficiales tienen que entender que no pueden imponer soluciones, sino que se deben desarrollar ideas en común".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios