Del terrorismo a las misiones en el exterior

  • El cuerpo de élite de los GAR se encuentra desplegado en el Líbano y Afganistán en operaciones de riesgo

El Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil (GAR), la elite de este cuerpo, se está adecuando a una nueva realidad y, sin dejar la lucha contra el terrorismo de ETA, tiene ya la mirada puesta en su futuro: las misiones en el exterior en zonas de conflicto.

De hecho, de sus 500 miembros 15 ya están desplegados en Afganistán y el Líbano en misiones de alto riesgo para las que se preparan en el centro de adiestramientos especiales de Logroño.

Unas instalaciones que recientemente visitó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, acompañado del presidente de La Rioja, Pedro Sanz, y del director general del instituto armado, Arsenio Fernández de Mesa.

Todos ellos fueron testigos de una exhibición de esta unidad de elite que incluyó desde prácticas de dominio del vehículo hasta una reacción ante un atentado contra un convoy propio en una zona de conflicto o la protección de una personalidad VIP objeto de un atentado, entre otras.

La unidad, que está desplegada en las tres provincias del País Vasco y Navarra, se prepara a conciencia en el Polígono de Experiencias Para las Fuerzas Especiales (PEFE), situado en Logroño, en el que además de los agentes de este cuerpo se han formado ya 600 policías de países europeos, del Sahel, Canadá y EEUU. Para ampliar su formación, el ministro firmó con el presidente riojano un convenio para la construcción de nuevas instalaciones dentro del polígono, que incluirán la simulación de una ciudad, a la que no le faltará una estación de metro o el intrincado callejero de un casco histórico.

Pese a las restricciones presupuestarias, la primera fase del proyecto podría licitarse a finales de este año, aunque la ampliación del polígono se llevará a cabo en cuatro fases con un presupuesto de 18 millones de euros, según fuentes de la Guardia Civil.

Fernández Díaz resaltó la importancia de la iniciativa, "muy ambiciosa y pionera en la Unión Europea", y que, a su juicio, se convertirá en "un centro de excelencia de referencia mundial".

Según el titular de Interior, con ello se conseguirá mejorar la lucha contra los que amenazan la paz y reforzará "aún más la proyección de la Guardia Civil".

No se olvidó el ministro de la labor para la que se creó en 1982 esta unidad, la lucha contra ETA, y dijo que aunque hoy se vislumbra el final del terrorismo, hay que "proclamar bien alto que las fuerzas de seguridad del Estado y la Guardia Civil han sido esenciales" en la derrota de la banda.

Hizo asimismo hincapié en el trabajo de la unidad porque "donde otros no han llegado, siempre había miembros del Grupo de Acción Rápida sin reparar nunca en que arriesgaban su vida".

Además, aseguró que si el Estado de derecho "aguantó con fortaleza" la lacra del terrorismo fue en gran parte por la "abnegación" de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Esta es la primera vez que Fernández Díaz visita como ministro las instalaciones de esta "ejemplar unidad que acoge a una parte de los mejores hijos de España", opinó, aunque recordó que como vicepresidente del Congreso tuvo la ocasión de conocerla con motivo de los funerales de dos agentes fallecidos en agosto de 2010 en Afganistán.

Junto con ellos fueron homenajeados otros cinco guardias civiles fallecidos en acto de servicio, tras pagar "un precio muy alto" por su "valentía, sacrificio y gallardía", apostilló el ministro conservador.

Para el coronel jefe de los GAR, José Luis Iglesias, esta unidad se ha convertido en "uno de los elementos esenciales para lograr la actual situación" en materia antiterrorista, aunque reconoció que es una reserva especializada de la Guardia Civil que puede desarrollar otras misiones dentro y fuera del territorio nacional.

El acto sirvió también para imponer al sargento Juan Celestino Pinto la Cruz de la Orden al Mérito por salvar la vida de un joven en un accidente de circulación que se produjo en el interior del túnel de El Perdón en la Comunidad Foral Navarra el pasado 5 de febrero.

Este sargento, que en ese momento estaba fuera de servicio, recordó a los periodistas su acción, que considera "difícil de olvidar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios