Cesc pierde la sonrisa

  • Presión El jugador del Arsenal señala que sigue sin encontrar el juego que despliega en Inglaterra Sin sitio La idea de Aragonés de colocar a Villa cerca de Torres deja al catalán fuera del once.

La prensa y los aficionados españoles, a pocos días del debut de su selección en la Eurocopa, el martes 10 de junio contra Rusia en Innsbruck, se preguntan la razón por la cual Cesc Fábregas no brilla tanto en el equipo nacional como sí lo hace en el Arsenal.

Desde que Cesc debutó en la selección el 1 de marzo de 2006 ha jugado 26 partidos sin marcar ningún gol y sin lucir excesivamente, cuando en el Arsenal ha anotado esta temporada 13 tantos. Fábregas expresó, tras el entrenamiento de su equipo en  Neustift, su malestar por las críticas que llegan por no mostrar en  el equipo nacional el buen juego que exhibe en la Premier League.

“Un poquito sí (estoy harto). No es que me moleste, pero la prensa siempre dice lo mismo. Yo tengo que estar tranquilo. Tengo 21 años y quiero hacerlo bien. Quiero que me salgan bien las cosas. He hablado con el seleccionador y  tengo que estar tranquilo”, explicó el jugador. 

“Oír todo el tiempo lo mismo, no es lo que más te gusta. Yo intento dar lo máximo y estoy contento con lo que hago”, añadió Fábregas.

El volante catalán piensa que la existencia de varios jugadores de sus características en la selección opaca un poco su juego, mientras que en el Arsenal se puede lucir más, al pasar todos lo balones por su botas. “En la selección española hay muchos jugadores que pueden llevar el control del partido. El Arsenal no hay tantas fuentes y yo estoy en todas las opciones de ataque, mientras que aquí está Xavi, Iniesta, Silva... Hay muchas variantes. Aquí es más complicado lucirme. Llevo dos años y medio pienso que estoy bien  adaptado”, añadió.

Pese a las críticas que le llueven por su desempeño en el equipo nacional, Cesc cree que dentro de la selección no existe ese debate, que tanto le incomoda. “La opiniones en ese sentido llegan más de fuera que de dentro de la selección. Yo me siento muy bien. La selección española tiene otro estilo de fútbol, pero los buenos jugadores tienen que adaptarse y yo me siento capacitado para jugar donde sea”, indicó.

Cesc vive en la selección española a la sombra de Xavi Hernández, Iniesta o Silva, que brillan a menudo organizando el juego de la selección. “Xavi está acostumbrado en el Barça a jugar con en este sistema. Es un fuera de serie.  Es imposible no saber conectar con él. Es una gozada jugar con él, al igual que con De la Red, Senna o Xabi Alonso. Cuanta más calidad haya en el equipo, es mejor para todos”, afirmó.

“Para mí el tema de mi incompatibilidad con Xavi está zanjado. Es un placer jugar a su lado. Nos llevamos bien dentro y fuera. Dejaría este tema  apartado porque no hay ningún problema”, insistió el joven centrocampista, al que se le ve más que cansado de la insistente polémica que se ha creado alrededor de su incompatibilidad en un terreno de juego con el cerebro del Barcelona.

Para Cesc, no habría ningún problema si Luis Aragonés decide  dejarle en el banquillo y dar prioridad a otros centrocampistas. De hecho, parece que el jugador del Arsenal tiene asumido que el seleccionador prefiere en estos momentos alejarse del 4-1-4-1 para situar a Villa cerca de Fernando Torres, una variante mucho más ofensiva.

“No sería un palo ser suplente. Estoy a disposición del seleccionador. Él es el que decide. He  venido a ayudar y cuando tenga mi oportunidad la aprovecharé al máximo. Somos 23 futbolistas y todos tenemos ganas de jugar”, comentó Cesc. A Fábregas tampoco le parece justo que se compare su facilidad goleadora en el Arsenal y su sequía en la selección. “En el Arsenal a veces la tocaba con la uña y entraba. En la selección no  juego tan a menudo, pero he dado bastantes asistencias de gol. No voy a ser negativo si hay tantas cosas positivas para pensar”, concluyó un Cesc que, día a día que pasa en la concentración, parece que pierde un poco de su sonrisa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios