Una riqueza fuera de toda duda

  • Su voz te ayuda, te guía, te hace caminar por esta vida de forma más consciente.

NECESARIO tal vez no, pero positivo, eso seguro. La noticia de la concesión del Nobel de Literatura a Bob Dylan es buena. Suma. Es más, me parecía deseable y lógica. Y a mí, además, me ha conmovido. ¿Qué problema hay en refrendar institucionalmente el magisterio de alguien que de todos modos, en la práctica, ya era reconocido como tal desde hace tantos años? 

Ésa es la única reticencia que puedo entender, aunque no la comparta. Porque la potencia y la riqueza literaria de su obra me parecen fuera de toda duda razonable. Sus letras no sólo alcanzan un nivel de excelencia en prácticamente todos los casos, sino que además aunan de manera prodigiosa la tradición y la vanguardia. Es un músico y un escritor viejo y nuevo a la vez; es un gran indagador del patrimonio histórico de su país condensado en el folk, pero con todos esos materiales siempre consigue moldear algo nuevo, distinto, actualizado. 

Su dimensión lírica lo abarca todo, comprende el arco entero de la experiencia humana, puede apelar a tu propia sentimentalidad, y simultánemente dirigirse a una escala mayor, colectiva; puede romperte por dentro hablando del amor o de su reverso, sin dejar de hablarnos a todos, a generaciones enteras. Dylan es un artista que ha elevado el oficio de hacer canciones a la categoría literaria y este Nobel no hace más que reconocerlo. A mí, como músico, me parece bonito que se dé carta de naturaleza, en pie de igualdad, a esta forma de hacer arte que es la llamada canción popular. 

Dylan significa para mí una presencia familiar, como si fuera otro de mis tíos. Uno de ellos, precisamente, me lo descubrió. En su casa me grabé una cinta con dos canciones, lo recuerdo bien: Blowin' in the wind y I want you, y ahí su voz se me metió muy dentro. Yo tendría 12 años o así y andaba por ahí dando bandazos. En todos los que he ido dando después, Dylan ha conseguido siempre que no me sintiera solo. Es como esa figura de confianza y con autoridad que te acompaña siempre y te ayuda, te guía, te hace caminar por esta vida de una forma más consciente, más poética, más bonita. Ese tipo de experiencia es lo que al menos yo busco en la literatura. Y en ese aspecto su obra me parece comparable a la de cualquier otro gran escritor reconocido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios