Birmania da luz verde al partido de Suu Kyi para participar en las elecciones

  • La Liga Nacional por la Democracia ha sido legalizada tras 20 años de persecución

El partido liderado por la Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, que ha sido legalizado por el Gobierno birmano tras más de dos décadas de persecución, prepara su regreso a la pugna electoral en el nuevo entorno político, indicaron ayer fuentes de la formación.

El nuevo estatus de la Liga Nacional por la Democracia (LND), la principal agrupación política de la oposición, abre la vía para que formalice su inscripción en el registro de partidos, último trámite del proceso burocrático que, una vez haya concluido, permitirá que participe en los próximos comicios legislativos que se convocarán en 2012.

La Comisión Electoral aprobó el lunes la documentación aportada por la Liga y que, entre otros requisitos, contiene los nombres de los 21 dirigentes de la formación, incluido el de Suu Kyi, quien en los próximos días planea desplazarse a Naypyidaw, la capital, para firmar la célula del registro en calidad de secretaria general, indicó en una nota Nyan Win, portavoz de la formación.

La Liga solicitó oficialmente el reconocimiento como formación política el pasado 25 de noviembre, cinco días antes del inicio de la visita oficial efectuada a Birmania por la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, para alentar al Gobierno del presidente Thein Sein a continuar con las reformas políticas y económicas.

Además de Suu Kyi, en calidad de secretaria general, en la lista de dirigentes de la Liga figuran el hasta ahora vicepresidente del partido, Tin Oo, así como Win Tin, destacado miembro del comité ejecutivo, y representantes de diferentes etnias y del colectivo femenino birmano.

El partido, que durante las últimas dos décadas fue obligado por el anterior régimen militar a cerrar las representaciones que tenía repartidas por el país, presentó el lunes el nuevo logotipo de su bandera, en la que sobre un fondo de color rojo destacan una estrella blanca y un pavo real amarillo en posición de ataque.

Hasta hace unos pocos meses, cualquier ciudadano que exhibiera en público insignias de la Liga corría el riesgo de ser detenido por las fuerzas de seguridad e incluso encarcelado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios