Bush reitera que perdió la paciencia con Siria "hace bastante tiempo"

  • El presidente de EEUU espera que Rusia no abandone la senda democrática

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, aseguró ayer que su paciencia con Siria "se acabó hace mucho tiempo" porque, explicó, acoge a los terroristas de Hamas y facilita las operaciones de Hezbolá.

En la última conferencia de prensa del año, preguntado sobre si quiere hablar con el presidente sirio, Bashar Al Assad, sobre la estabilización del Líbano, Bush fue tajante y dijo: "Siria tiene que estar fuera del Líbano".

El presidente estadounidense tiene previsto viajar a Oriente Próximo entre el 8 y 16 de enero, en una visita que incluye Israel y Cisjordania, además de escalas en Kuwait, Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Arabia Saudí y Egipto.

Según dijo la Casa Blanca, esta visita supondrá un seguimiento a los acuerdos alcanzados en la cumbre de Annapolis (Maryland) y servirá para ayudar a israelíes y palestinos a avanzar en sus esfuerzos por lograr la paz.

En otro momento de la rueda de prensa Bush aseguró que esperará a ver cómo evoluciona el futuro político de la Rusia de Vladimir Putin, aunque aclaró que espera que Moscú se mantenga en la senda democrática.

"Mi esperanza, por supuesto, es que Rusia sea un país que entienda que son necesarios los pesos y contrapesos, las elecciones libres y limpias, una prensa vibrante", dijo. "Hay especulación en cuanto a si Putin será o no el primer ministro. No sé si lo es. No he hablado con él al respecto. Y hasta que ocurra, creo que es mejor esperar y ver", agregó.

También mostró su preocupación ante la posibilidad de que algunos países aliados de Estados Unidos abandonen su compromiso en Afganistán y dejen ese territorio antes de que esté estabilizado. "Mi mayor preocupación es que la gente diga 'bien, estamos algo cansados de Afganistán, entonces creemos que nos vamos a ir", dijo Bush.

Los aliados estadounidenses deben entender que "va a tomar un tiempo para que este experimento democrático en Afganistán funcione. Y creo que lo harán", agregó el presidente.

Por último, admitió que todavía queda trabajo por hacer en Iraq, especialmente en términos de mejoras políticas en el país.

"¿Estamos satisfechos con los progresos en Bagdad? No, pero no se puede decir que no está ocurriendo nada", afirmó Bush, para quien, aunque el Gobierno del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ha sido criticado en varios aspectos, "por lo menos hay un Gobierno que funciona razonablemente bien".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios