Clinton y Obama firman la paz en vísperas del 'supermartes'

  • Los candidatos demócratas bromean acerca de un posible tándem que posibilite la presencia de ambos en un futuro Gobierno.

Comentarios 3

Como si de personas y circunstancias distintas se tratase, el último debate televisado entre los dos principales candidatos demócratas en la carrera presidencial a la Casa Blanca nada tuvo que ver con el último y agrio enfrentamiento, donde se lanzaron los descalificativos más personales de toda la campaña. Desde el teatro Kodak de Los Ángeles, donde se entregan los Oscar, Hillary Clinton y Barack Obama interpretaron un papel basado en las buenas relaciones, e incluso bromearon acerca de un posible tándem demócrata para la Casa Blanca, posibilidad que ninguno de los dos descartó.

En el anterior debate público, los aspirantes rescataron el pasado para arrojárselo mutuamente, en presencia del por entonces candidato y convidado de piedra John Edwards, retirado esta semana de la pugna. Sin embargo, el tono cordial fue el protagonista de su primera comparecencia 'uno contra uno', en la que destacaron la similitud de opiniones por encima de las divergencias. "Era amigo de Hillary Clinton antes de que comenzáramos esta campaña y seré amigo de Hillary Clinton después de que se termine la campaña", apuntó el senador afroamericano. "Estamos corriendo una competitiva carrera, pero es porque los dos amamos este país", agregó.

Pase lo que pase, si cualquiera de los dos gana la contienda final, habrá hecho historia. Se trataría de la primera vez en que un afroamericano o una mujer se convierten en presidente de Estados Unidos, aunque ambos apuntaron la importancia no tanto de quién represente al Partido Demócrata sino la necesidad de un cambio de formación en la Casa Blanca. "Las diferencias entre Obama y yo palidecen en comparación con las diferencias que nosotros tenemos con los republicanos", subrayo la ex primera dama.

En cualquier caso, Clinton se mostró esperanzada porque uno de los presentes "levantará la mano y jurará cumplir la Constitución" el 20 de enero del próximo año. El moderador del debate, antes de que éste finalizase, les lanzó una pregunta que, entre bromas, abrió la puerta a una posible doble candidatura demócrata, según informaciones de la CNN. En este sentido, preguntó por la posibilidad de establecer una fórmula Obama-Clinton o Clinton-Obama, a lo que el senador de Illinois respondió riendo: "Hay una diferencia entre esas dos fórmulas". Ninguno de los dos descartó este sistema, pero Clinton aseguró que, pase lo que pase, el Partido Demócrata va a quedar "unido".

Preguntada por la posibilidad de otra etapa Clinton en la Casa Blanca, después de la reedición de la fase Bush, la mujer del ex presidente Bill Clinton respondió de forma rotunda: "Hizo falta un Clinton para hacer la limpieza después del primer Bush y hará falta orto Clinton para hacer la limpieza después del segundo".

El debate tuvo lugar en el teatro Kodak de Los Ángeles, escenario en que se entregan cada año los Oscar. Precisamente, entre el público se encontraron numerosos rostros famosos, como Stevie Wonder, Pierce Brosnan, Diane Keaton, Leonardo DiCaprio o Quentin Tarantino. Fueron testigos de excepción, en directo, de algunas de las propuestas planteadas de nuevo por ambos senadores.

Como principal discrepancia, Clinton y Obama esgrimieron el sistema de salud pública. La ex primera dama apostó por que todos los estadounidenses tengan cobertura sanitaria, por tratarse de "una responsabilidad moral y un derecho", criticando que el programa de Obama deja sin asistencia a más de 15 millones de personas. El senador afroamericano, por su parte, replicó que cualquiera que quiera acceder a un servicio sanitario podrá hacerlo bajo su plan, basado en la reducción de costes.

En cuanto a la guerra de Iraq, ambos aspirantes apuestan por la retirada de las tropas, aunque con la diferencia de Obama defendió la invasión desde el principio, algo que utilizó en el debate en contra de Clinton.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios