El Daesh golpea al Ejército en Kabul tras una semana sangrienta en Afganistán

  • Los yihadistas acaban con la vida de 11 soldados tras un asalto a unas instalaciones militares al oeste de la capital

Soldados afganos permanecen en guardia en las proximidades de la academia militar atacada ayer. Soldados afganos permanecen en guardia en las proximidades de la academia militar atacada ayer.

Soldados afganos permanecen en guardia en las proximidades de la academia militar atacada ayer. / JAWAD JALALI / efe

Un ataque suicida a una unidad militar reivindicado por el Daesh volvió a golpear a la capital de Afganistán, que aún guarda luto tras la muerte el pasado fin de semana de más de un centenar de personas en un atentado de los talibanes.

Después de tres ataques de envergadura contra objetivos civiles que en la última semana se saldaron con la muerte de casi 140 personas, los insurgentes asaltaron ayer las instalaciones de un batallón del Ejército afgano situado cerca de la Academia Militar Marshal Fahim en el área de Oargha, en el oeste de Kabul.

El Ministerio de Defensa vincula los ataques a las agencias de inteligencia de los países de la región

Hacia las 05:00, hora local, cinco insurgentes penetraron en las instalaciones armados con chalecos explosivos, granadas de mano, lanzamisiles, rifles de asalto AK-47 y bombas para incendiar el recinto, indicó el Ministerio de Defensa afgano en un comunicado.

Dos insurgentes murieron durante el ataque al detonar los explosivos que portaban y otros dos fallecieron durante enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, que se prolongaron durante cinco horas. Un quinto yihadista fue capturado con vida, dijo el portavoz del Ministerio de Defensa, Dawlat Waziri. "Confirmamos que 11 soldados del Ejército han muerto y hay 16 heridos", agregó.

El Daesh asumió la autoría del ataque, pero las autoridades afganas consideran que sólo la red Haqqani, vinculada a los talibanes y que presuntamente tiene su base en Pakistán, puede perpetrar una acción de estas características.

En su nota, el Ministerio de Defensa vinculó la acción de ayer contra el Ejército con los ataques de la última semana y anotó que fueron llevados a cabo bajo las órdenes de las agencias de inteligencia de los países de la región, en aparente referencia a Pakistán.

El sábado, los talibanes reivindicaron un ataque en el que 103 personas murieron en un atentado con una ambulancia-bomba en la capital afgana, a pesar de que no suelen reclamar la autoría de acciones con bajas civiles.

El 24 de enero, un asalto contra una oficina de la ONG Save the Children causó once muertos, mientras que la noche del 20 al 21 más de una veintena de personas fallecieron en el ataque a un hotel de lujo en Kabul.

De los cuatro ataques sucedidos la última semana, dos fueron reivindicados por los talibanes y otros dos por el Daesh.

El presidente de Afganistán, Ashraf Gani, prometió ayer "extensas y prontas" represalias contra los insurgentes después de la reciente oleada de ataques.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios