EEUU dialogará con Irán pese a las dudas en el Golfo Pérsico

  • Obama se va de Arabia Saudí con el compromiso de apoyar a los países de la región, aunque no niega que mantendrá contactos con Teherán.

Barack Obama garantizó ayer a los países del Golfo Pérsico el apoyo de Estados Unidos al finalizar su visita de dos días a Riad, pese a que Washington mantendrá su diálogo con Irán, lo que ha hecho escalar las tensiones con sus tradicionales aliados árabes de la región. "Seguimos unidos en nuestra lucha contra el Estado Islámico (EI), que constituye una amenaza para todos nosotros", dijo Obama al finalizar su visita a la capital saudí utilizando distintos acrónimos que se utilizan para designar a la milicia terrorista Estado Islámico (EI).

Al mismo tiempo, los jefes de Estado de los países del Golfo le prometieron aumentar su contribución a la coalición contra la milicia, dijo Obama. EEUU dirige una coalición internacional contra el EI que integra a países tanto occidentales como árabes. "Continuaremos apoyando a Iraq así como liberando y estabilizando ciudades", añadió.

Obama se convirtió ayer en el primer presidente estadounidense en participar como invitado en una cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (GCC), que integra a Arabia Saudí, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Kuwait, Qatar y Omán. La cumbre se centró en la lucha contra el terrorismo y en Irán, así como en los conflictos regionales en Siria, Iraq y Libia. Obama habló de un encuentro "muy exitoso" con los líderes del Golfo.

El rey saudí señaló que su país y el resto de los estados del CCG se sienten comprometidos por sus relaciones históricas con Estados Unidos. Sin embargo, Obama reconoció que sigue habiendo diferencias con los países del Golfo, pero destacó que en una región con tantos conflictos es necesario mantener un diálogo continuo. Por eso pese a la oposición de sus aliados del Golfo, Washington quiere mantener su diálogo con Irán, señaló ayer el viceasesor de seguridad de Obama, Ben Rhodes.

Washington comparte las preocupaciones de los países del Golfo por las "actividades desestabilizadoras" del país persa en la región, pero mantendrá sus contactos en los sectores en los que vea avances, dijo Rhodes. El diálogo con Teherán es necesario para resolver los conflictos de Siria, Iraq o Yemen. El acuerdo internacional sobre el programa nuclear, impulsado el año pasado por Washington, fue una de las causas de la tensión creciente en los últimos tiempos entre Washington y Riad, su principal aliado en el mundo árabe. Obama, que llegó ayer de visita al Reino Unido, volvió a defender el acuerdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios