FORO de DAVOS

"EEUU primero, pero no en solitario"

  • Trump promueve el libre comercio en el discurso final del Foro de Davos, pero con la prioridad de defender las empresas de su país

Donald Trump charla ayer durante su reunión bilateral con el presidente suizo, Alain Berset Donald Trump charla ayer durante su reunión bilateral con el presidente suizo, Alain Berset

Donald Trump charla ayer durante su reunión bilateral con el presidente suizo, Alain Berset / efe

"Estados Unidos primero, pero no en solitario". Ése fue el mensaje que el presidente Donald Trump trasladó ayer a la élite política y económica, a la que vendió sus éxitos económicos, pidió inversiones y brindó apoyo, pero a la que también dejó claro que se hará bajo sus reglas. En su esperado discurso de cierre del Foro Económico Mundial, Trump sacó a veces el hombre de negocios que lleva dentro -aseguró a los empresarios que "ahora es el momento perfecto para que lleven sus empresas, sus empleos y sus inversiones a EEUU"-, y otras el político.

Consciente de que se encontraba ante un público crítico con su proteccionismo y aislacionismo, y al que él, a su vez, atacó por elitista, Trump desplegó un mensaje de doble filo en Davos: defendió los intereses de los estadounidenses, pero reafirmó "la amistad y la cooperación de EEUU para crear un mundo mejor".

En lo económico, Trump, el primer inquilino de la Casa Blanca en hablar en Davos tras Bill Clinton en 2000, sacó a relucir el buen estado de la economía estadounidense, los récords que baten las bolsas y los "históricamente bajos" niveles de desempleo que él se atribuye tras un año en la Presidencia.

"El mundo está siendo testigo del resurgimiento de un Estados Unidos fuerte y próspero, y estoy aquí para dar un simple mensaje: nunca ha habido un momento mejor para contratar, construir, invertir y crecer en EEUU", aseveró. "Mi país está abierto para el negocio y volvemos a ser competitivos", dijo Trump, quien puso de ejemplo su rebaja fiscal, "la más grande en la historia de Estados Unidos", que alivia a la clase media, a las pequeñas empresas y a las compañías grandes, tras recortar, entre otros, el impuesto de sociedades del 35% al 21%.

El fundador y director ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, felicitó a Trump en nombre de los empresarios presentes en el gran auditorio del Centro de Congresos por "el paquete de rebaja fiscal histórico" adoptado por el mandatario.

Trump, que destacó sus esfuerzos de desregulación, no se desvió en sus 15 minutos de discurso de su "EEUU primero" pero, a modo de apaciguamiento y para subrayar que no es tan aislacionista como el mundo cree, señaló que "no quiere decir sea en solitario'", ni en lo económico ni en lo político.

En todas las cumbres internacionales, dijo, su Administración no ha estado sólo presente, sino que ha impulsado el mensaje de que todos son "más fuertes cuando las naciones libres y soberanas cooperan en objetivos comunes". Pero enseguida volvió a la advertencia y al proteccionismo. Destacó que no permitirá que los demás prosperen incumpliendo las reglas del comercio.

"Trabajamos en reformar el sistema comercial internacional" para "restaurar su integridad", afirmó, porque no se puede "tener un comercio libre y abierto si algunos países explotan el sistema a costa de los demás", señaló, sin mencionar a ningún estado.

Pocos días antes de ir a Davos, su Administración impuso aranceles a las importaciones de varios productos suministrados principalmente por China y Corea del Sur. "Apoyamos el libre comercio, pero tiene que ser justo y (generar beneficios) recíprocos, porque al final un comercio injusto socava a todos nosotros", insistió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios