El EI libera a los 170 trabajadores secuestrados en una empresa cementera al este de Damasco

El grupo yihadista Estado Islámico liberó ayer a los 170 trabajadores de la cementera de Al Badiya, al este de Damasco, que fueron secuestrados ayer durante una ofensiva contra la zona de Al Dumair, cerca de la capital siria.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos reveló en un comunicado que la liberación se llevó a cabo gracias a la mediación de personalidades locales. El organismo, que el jueves informó de que otros 140 empleados de la fábrica habían logrado escapar de sus captores, agregó que se espera que los liberados vayan llegando progresivamente a la localidad de Qalamun Oriental.

Sin embargo, advirtió que, según informaciones no contrastadas el personal de seguridad de la fábrica y los hombres armados leales al régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, que protegían la zona y que también fueron capturados, no han sido puestos en libertad. Hasta el momento, no hay ninguna confirmación oficial de la liberación de estos secuestrados, cuyo número, según la agencia de noticias siria, SANA, es de 300 trabajadores y empresarios de la cementera, y no 170.

La zona de Al Dumair, que incluye varios cuarteles militares sirios abandonados, está compartida por las fuerzas gubernamentales y grupos afines, por una parte, y por el Estado Islámico, además de combatientes del Ejército Libre Sirio, que luchan al mismo tiempo contra los yihadistas y el régimen.

La nueva escalada de los enfrentamientos en la región empezó el pasado martes, cuando el grupo yihadista arrebató de forma sorprendente varias zonas que se encontraban bajo el control del régimen, sobre todo cerca del aeropuerto militar de Al Dumair. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó el jueves de que un total de 20 militares del régimen, entre ellos tres oficiales de alto rango murieron horas tras intentar repeler estos ataques del Estado Islámico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios