El Ejército indio 'limpia' los últimos reductos terroristas en Bombay

  • Las fuerzas especiales continúan sus acciones para retomar el control del hotel Taj y la Policía anunció el fin de las operaciones en el Oberoi · Se ignora la cifra de asaltantes que siguen libres y sus rehenes

Las fuerzas de seguridad indias proseguían ayer con sus acciones contra los islamistas atrincherados en Bombay, dos días después de unos ataques que dejaron más de 155 muertos, al menos 17 de ellos extranjeros.

Los comandos de las fuerzas especiales seguían con sus acciones para retomar el control de la situación, aún muy confusa pese a que la Policía india había anunciado el fin de las operaciones en el Oberoi/Trident, uno de los dos hoteles de lujo junto al Taj Mahal atacados el miércoles por islamistas.

Anoche se ignoraba cuántos asaltantes seguían en libertad y cuántos rehenes permanecían retenidos en el Oberoi, de donde horas antes fueron rescatadas 93 personas, en su mayoría extranjeras, y se hallaron 24 cadáveres.

Mientras tanto, se oían tiroteos en los alrededores del Taj Mahal, donde el Ejército lanzó un asalto contra los islamistas -que podrían ser uno o varios- aún atrincherados en su interior.

La Policía anunció haber arrestado a tres islamistas, uno de ellos presuntamente paquistaní, y descubierto en el Taj Mahal explosivos que podrían haber provocado "daños de gran envergadura".

Los comandos indios prosiguieron durante todo el día de ayer sus minuciosas operaciones de rastreo tanto en el Taj Mahal como en el Oberoi, controlando una por una las habitaciones, para tratar de capturar a posibles asaltantes escondidos. Nueve islamistas murieron durante esas acciones y otro fue arrestado. Las bajas sufridas por las fuerzas de seguridad fueron 15, según el viceprimer ministro del estado de Maharashtra, R. R. Patil.

Mientras tanto, otro grupo de comandos lanzó una operación a primera hora de ayer contra los asaltantes que el jueves se atrincheraron en un centro judío de la ciudad, tomando varios rehenes. Sin embargo, los islamistas mataron a cinco rehenes israelíes durante el asalto, confirmaron un diplomático judío y un responsable indio.

Centenares de personas se congregaron a última hora de ayer en los alrededores del centro judío aclamando a los soldados. Pero la Policía les advirtió que la operación aún proseguía y pidió a la muchedumbre que se alejara.

Respecto a la autoría, la India acusó abiertamente a Pakistán, país vecino y eterno rival, de estar detrás de lo ocurrido en Bombay, una ciudad de 13 millones de habitantes. "Según informaciones preliminares, elementos de Pakistán son responsables", declaró ayer el ministro indio de Relaciones Exteriores, Pranab Mujerjee.

Islamabad, por su parte, desmintió con firmeza su presunta implicación en los ataques de Bombay, en los que algunos responsables occidentales ven la marca de Al Qaeda. Asimismo, anunció la próxima visita a la India del general Ahmed Shuja Pasha, jefe de los servicios secretos paquistaníes, el poderoso Inter-Services Intelligence (ISI), para colaborar en la investigación de los ataques en Bombay.

Esa visita representa un hecho inédito, pues la India y Pakistán -enemigos desde su creación, en 1947- acusan a sus respectivos servicios secretos de tratar de desestabilizarse mutuamente.

Los ataques de Bombay fueron reivindicados por los Muyaidines del Decán, grupo que dijo luchar por la defensa de los musulmanes de la India, una minoría de 150 millones en un país de 1.200, en su mayoría de religión hindú.

Los islamistas tomaron como blanco sobre todo a extranjeros, especialmente a los clientes estadounidenses y británicos de los dos hoteles. Pero no ahorraron las vidas de indios, como en su acción del miércoles en la estación central de Bombay, donde mataron a 50 personas. También atacaron un hospital para mujeres y niños pobres.

Según un balance provisional, al menos 155 personas murieron y otras más de 370 resultaron heridas en los ataques del miércoles y en los tiroteos que les siguieron.

Entre los muertos figuran al menos 17 extranjeros: los cinco israelíes del centro judío, dos estadounidenses, dos franceses, dos australianos, un británico, un japonés, un alemán, un canadiense, un italiano y un singapurense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios