El Gobierno británico condena el juicio a un empleado de su Embajada en Irán

  • Hosein Rasam, analista jefe de política de la misión diplomática británica, ha sido acusado de espionaje.

El Ministerio de Exteriores del Reino Unido condenó la decisión de las autoridades iraníes de procesar a un empleado de la Embajada británica en Teherán.

Una portavoz del Foreign Office confirmó que Hosein Rasam, analista jefe de política de la misión diplomática británica, compareció en el juicio a un grupo de opositores detenidos en las manifestaciones postelectorales en Irán que se celebró ante un tribunal revolucionario de Teherán.

Rasam formaba parte de los nueve trabajadores locales de la Embajada británica detenidos por su supuesta participación en las protestas que siguieron a los comicios presidenciales del pasado 12 de junio, aunque todos fueron liberados.

"Esto es completamente inaceptable y contradice directamente las garantías que hemos recibido de forma repetida por altos funcionarios iraníes", dijo la portavoz del Foreign Office.

"Deploramos estos juicios y las llamadas confesiones de los prisioneros a quienes se les han negado sus derechos humanos básicos", subrayó la misma fuente.

"Nuestro embajador en Teherán ha demandado una pronta clarificación de la postura de las autoridades iraníes. Será entonces cuando decidiremos cómo responder a este último disparate", agregó la portavoz.

El anuncio del resultado de las elecciones presidenciales del 12 de junio, calificadas de fraudulentas por tres de los cuatro candidatos, provocó grandes manifestaciones y disturbios en Irán.

Las protestas convocadas por el candidato reformista Hosein Musavi fueron reprimidas con dureza por la Policía con un resultado de una treintena de muertos y miles de detenidos, según los datos oficiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios