Israel mantiene el bloqueo de Yatta tras el ataque terrorista en Tel Aviv

  • Las autoridades hebreas permiten la entrada de palestinos a Jerusalén para los rezos del viernes

El Ejército israelí mantuvo ayer bloqueada la localidad cisjordana de Yatta, de la que salieron los autores del atentado del pasado miércoles en Tel Aviv donde murieron cuatro personas, pero permitió la entrada de palestinos a Jerusalén por el Ramadán a pesar del cierre de pasos que se prolongará hasta el lunes.

Yatta, situada en el extremo sur del territorio ocupado de Cisjordania, seguía ayer con las entradas taponadas, donde eran visibles grandes bloques de hormigón, piedras y montículos de arena colocados por las fuerzas hebreas. Los pocos que conseguían entrar y salir lo hacían por un precario camino pedregoso habilitado para el ganado, entre un grupo de olivos al lado de uno de los accesos donde se empezaban a formar colas.

De Yatta son los dos atacantes, Jaled y Mohamed Mahamra, dos primos que mataron a cuatro israelíes en el popular centro de ocio Sarona Market, frente a la sede del Ministerio de Defensa israelí. Desde entonces, se han efectuado varias redadas en la Yatta y han tomado medidas y fotografiado las casas familiares de los autores con vistas a su demolición, una medida retomada por el Gobierno israelí el pasado octubre como respuesta a la actual ola de violencia y ampliamente criticada por considerarse un castigo colectivo.

"Nos estuvieron preguntando por los dos, y se llevaron a otro primo para interrogarlo", contó ayer Ofam, hermana de Jaled y estudiante de Medicina. Por el momento se desconoce el número de arrestados en la localidad, pero entre ellos están también el padre y tío de Mohamed Mahamra, y un hombre, posible colaborador de los atacantes.

Una de las consecuencias inmediatas del suceso fue la cancelación por Israel de más de 80.000 permisos que había concedido a palestinos de Gaza y Cisjordania para cruzar por su territorio con motivo del Ramadán, medida de la que excluyó las oraciones de los viernes en la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén Este.

Bajo la atenta mirada de miles de agentes de Policía y un helicóptero que sobrevolaba la zona, decenas de miles de musulmanes accedieron a mediodía al recinto en el que se encuentra la mezquita de Al Aqsa, tercera en la jerarquía del Islam. La portavoz policial Luba Samri explicó que se autorizó la entrada con "restricciones" de varones de entre 35 y 45 años con permisos especiales. Sin restricciones entraron aquellos mayores de 45 años y las mujeres y niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios