Lieberman promete que dimitirá si es imputado por corrupción

  • La Fiscalía del Estado ha recomendado el procesamiento del ministro de Exteriores israelí por cohecho y blanqueo de capitales.

El ministro israelí de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, anunció este lunes que dimitirá si, como recomendó ayer la Policía a la Fiscalía del Estado, resulta imputado por un caso que incluye sospechas de cohecho y blanqueo de dinero.

En una rueda de prensa convocada con carácter de urgencia, Lieberman defendió su inocencia y se aventuró a pronosticar que dentro de dos años seguirá al frente de la diplomacia israelí y de su partido, el ultraderechista Israel Beitenu (Israel es Nuestro Hogar).

"He revisado todo lo que pasó y todo sobre lo que se me ha preguntado. Estoy satisfecho con lo que hice. Si tuviera que hacerlo, haría exactamente lo mismo. Lo haría todo de nuevo, si me dieran la oportunidad", dijo.

Lieberman convocó la rueda de prensa un día después de que la Fiscalía del Estado recomendara su procesamiento por fraude, cohecho, blanqueo de dinero, acoso a testigos y obstrucción a la justicia.

La investigación está casi concluida

Una fuente policial dijo que la investigación al canciller israelí está "prácticamente concluida" y que se han podido recoger pruebas suficientes que apoyen su imputación por los citados delitos.

El caso ha sido transferido al Fiscal General del Estado, Menajem Mazuz, quien mantuvo una serie de reuniones con los responsables de la investigación policial, así como los detectives de la unidad de fraude que ha llevado el caso.

Blanqueo, obstrucción de investigaciones, sobornos ...

Las investigaciones apuntan a que Lieberman dirigía un mecanismo bien engrasado a través en el cual participaba incluso tras convertirse en un cargo público, y gracias al que se habría embolsado millones de dólares, señala el diario Haaretz.

El ministro israelí y sus cómplices son sospechosos de haber establecido varias compañías, una red de tapadera con las que lavaba dinero que luego dirigía hacia sus bolsillos.

Las pesquisas también trataron de determinar si Lieberman continuó siendo una pieza clave en estas supuestas operaciones después de convertirse en funcionario público.

También se sospecha que junto a sus allegados trató de obstruir las investigaciones al menos en tres situaciones diferentes, cambiando los nombres de las compañías que supuestamente estableció en Chipre, después de sospechar que la Policía le seguía la pista.

Los investigadores también le han interrogado sobre supuestos sobornos que fueron cobrados a través de la empresa de consultoría que dirigía su hija, según la prensa local.

Asimismo, se le pidió que aclarase detalles sobre grandes cantidades de dinero recibidas de varios empresarios durante los años en los que no fue miembro del Parlamento (Kneset).

Lieberman fue ministro de Asuntos Estratégicos en el anterior ejecutivo de Ehud Olmert, y titular de Exteriores en el actual Gobierno de Benjamín Netanyahu, cargo que asumió a finales de marzo.

Este político ha sido interrogado en varias ocasiones bajo las sospechas de cometer delitos relacionados con la corrupción, aunque por el momento no ha sido formalmente imputado de ningún cargo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios