Londres se escuda en el aumento de la violencia para seguir en Iraq

  • El Reino Unido tenía previsto el regreso de varios cientos de soldados de Basora

El Reino Unido aludió ayer al incremento de la violencia en Iraq para no concretar por el momento la reducción de tropas que tenía previsto implementar en Iraq, anunció ayer el ministro de Defensa, Des Browne, en la Cámara Baja del Parlamento.

Londres mantendrá los 4.100 efectivos que tiene desplegados en el país mesopotámico. En un principio, estaba previsto que en las próximas semanas cientos de soldados abandonaran la ciudad portuaria de Basora, situada en el sur de Iraq.

El primer ministro Gordon Brown anunció el pasado otoño que esta primavera dejaría sólo 2.500 soldados en Iraq. Pero estos planes han tenido que ser modificados debido a los graves enfrentamientos entre las tropas iraquíes y los milicianos del movimiento del clérigo radical chií Muqtada al Sadr, señaló Browne.

"Es absolutamente correcto" que los comandantes han cambiado de planes debido al "cambio de la situación in situ".

Los efectivos británicos permanecen estacionados en la zona del aeropuerto de Basora desde septiembre de 2007, cuando cedieron la seguridad de la ciudad a las tropas iraquíes.

Para programar una nueva reducción del contingente británico en Iraq será necesario consultar a Estados Unidos y al Gobierno iraquí, añadió el ministro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios