Moscú considera rota la confianza en Occidente aunque quedan vías de diálogo

  • Expertos en armas químicas no logran autorización para investigar el ataque en Duma

  • Desde Rusia aseguran que fueron los bombardeos del sábado los que impidieron el acceso

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, cree que "los últimos restos de confianza" entre su país y Occidente se están perdiendo por el ataque de EEUU, Francia y el Reino Unido en Siria.

Occidente actúa con "una lógica muy extraña", aseguró el ministro en una entrevista con la BBC británica. Tanto en el caso del envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal como en Siria, primero se toman represalias y después se buscan pruebas, aseguró. Pese a ello, subrayó que siguen existiendo los canales de comunicación con Washington y que no hay una confrontación a la vista.

La oposición francesa critica a Macron por actuar en Siria sin el aval de la ONU

Lavrov insistió en que el ataque con gas tóxico en la ciudad rebelde de Duma nunca existió. "Lo que hubo fue un montaje", aseguró.

Mientras tanto, los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) se reunieron en Siria con funcionarios del Gobierno para hablar de la cooperación en la investigación del supuesto ataque, informó ayer la agencia de noticias siria Sana.

La agencia citó al viceministro sirio de Relaciones Exteriores afirmando que lo más importante es que se garantice la "precisión, la transparencia y la imparcialidad" de la misión de expertos de la OPAQ, que llegó el sábado a Siria. Sana no dijo si el equipo de la organización ya ha podido visitar Duma.

Citando un informe del director general de la OPAQ, Ahmet Üzümcü, presentado ayer ante el consejo ejecutivo de la organización en La Haya, la delegación británica ante el organismo aseguró previamente que Siria y Rusia aún no han autorizado el acceso de los expertos a la ciudad, hasta hace poco un bastión rebelde en Guta Oriental, al este de Damasco. "Rusia y Siria aún no han autorizado el acceso a Duma. Es indispensable un acceso irrestricto", señaló en Twitter.

El viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Riabkov, rechazó la acusación de la delegación británica. "Eso [la negativa a permitir el acceso] está totalmente descartado. Es otro invento de los británicos", dijo Riabkov en Moscú.

Según el viceministro ruso, los expertos de la OPAQ no han podido iniciar aún sus investigaciones debido a los ataques con misiles lanzados el sábado por EEUU, el Reino Unido y Francia contra objetivos del Gobierno sirio. "Las consecuencias de los actos ilegales lo impiden", afirmó Riabkov, citado por la agencia Interfax.

El Reino Unido acusa a Rusia de bloquear las investigaciones en Siria. "Desde 2016, Rusia intenta socavar cualquier investigación de la OPAQ sobre acusaciones dirigidas contra el régimen (sirio) por el uso de armas químicas", denunció el embajador británico en La Haya, Peter Wilson.

El diplomático llamó a pedir cuentas a los responsables del ataque contra Duma. De lo contrario, existe el riesgo de que haya "más usos bárbaros de armas químicas". "El régimen sirio tiene horribles antecedentes cuando se trata del uso de armas químicas contra su propio pueblo", señaló Wilson.

La reunión de la OPAQ en La Haya, donde participan diplomáticos de 41 países, es el primer encuentro internacional tras los ataques estadounidenses, británicos y franceses contra Siria del sábado.

Mientras, continúan los esfuerzos por alcanzar una solución diplomática al conflicto sirio. Para ello, el presidente francés, Emmanuel Macron, quiere que Rusia y Turquía se sienten a la mesa de negociaciones y ordenó la redacción de un nuevo borrador de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

No obstante, Macron recibió ayer las críticas de la oposición, desde la extrema izquierda hasta el centroderecha, por haber actuado sin el aval de la ONU durante los bombardeos selectivos contra instalaciones químicas en Siria.

También la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, defendió ayer ante el Parlamento que el ataque coordinado contra instalaciones del régimen sirio del sábado fue "legalmente correcto", a pesar de no contar con el respaldo del Consejo de Seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios