Mundo

Muere Oswaldo Payá, líder de la oposición en Cuba

  • El disidente falleció en un accidente de tráfico al este de Cuba. Fue el primero en intentar reformar el sistema de Fidel Castro a través de una iniciativa legal que fue rechazada por el Gobierno.

Comentarios 26

Oswaldo Payá fue uno de los disidentes cubanos más  conocidos de la década pasada, pese a que su  nombre no se oía tanto en los últimos tiempos. El activista  católico fue el primero en intentar reformar el sistema de Fidel  Castro a través de una iniciativa legal. 

Payá, quien  ha muerto a los 60 años en un accidente de tráfico al este de Cuba, lanzó en 1998 una iniciativa ciudadana para pedir  cambios constitucionales en la isla a través de un referéndum.  El Proyecto Varela pedía libertades civiles como la de libre  asociación y expresión, apoyándose en el derecho a propuesta  que otorga la Constitución cubana a toda iniciativa que consiga  reunir 10.000 firmas. Payá presentó al Parlamento 11.020 firmas en  2002, a las que sumó otras 14.000 dos años más tarde.  El gobierno, sin embargo, rechazó la propuesta, a la que calificó  como "parte de la estrategia de subversión contra Cuba". Poco antes,  el castrismo había lanzado su propia consulta popular para anclar el  carácter "irreversible" del socialismo en la Constitución cubana. 

 "Él era sin duda el opositor más revelante que teníamos en Cuba",  dijo el disidente Elizardo Sánchez, que ha calificado su  muerte como una "pérdida irreparable" para el movimiento  opositor de la isla.  "Logró llevar a buen puerto el Proyecto Varela con la solicitud  al gobierno de Cuba de hacer cambios en las leyes",  recordó Sánchez, líder de la ilegal Comisión Cubana de  Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Payá recibió en 2002 el Premio Sájarov a los Derechos Humanos del  Parlamento Europeo por su activismo político y fue nominado en varias  ocasiones al Nobel de la Paz.   En 2003 lanzó junto con otros activistas la iniciativa Diálogo  Nacional, en la que participaron miles de cubanos de dentro y fuera  de la isla. En 2006 presentaron al público  el Programa Todos Cubanos como conclusión. 

Nacido en 1952 en La Habana e ingeniero eléctrico de profesión,  Payá se había distanciado de la cúpula católica en la  isla, por su posición de diálogo con el gobierno de Raúl Castro. El  católico practicante acusaba sobre todo al Arzobispado de La Habana  de arrogarse la representación de la Iglesia excluyendo a la  oposición en su acercamiento al castrismo. 

A diferencia de otros opositores, Payá no criticó a la  visita del papa Benedicto XVI a la isla a finales de marzo. Muchos  disidentes criticaron a Joseph Ratzinger por "legitimar" al gobierno  con su visita. Otros exigieron al pontífice que pidiese cambios  políticos durante su estancia en la isla.  "No es misión del papa. Creo que es una misión nuestra", dijo  entonces Payá a la agencia dpa. El activista fue uno de los pocos  opositores que pudo asistir a la misa de Benedicto en  la Plaza de la Revolución de La Habana. 

Grupos cercanos a la cúpula eclesiástica lamentaron hoy su muerte.  "No obstante, las diferencias en relación con los objetivos y metodologías  acerca del devenir nacional, deseamos resaltar que siempre lo  consideramos una persona honesta, un ejemplar padre de familia, un  católico integro, un buen cubano y un político que actuó de acuerdo a su conciencia y supo conservar su autonomía",  señaló la revista Espacio Laical

Según las autoridades, Payá murió a primera hora de la tarde de este domingo después de que el vehículo en el que viajaba se estrellara contra un árbol en una localidad cercana a Bayamo, en la provincia de  Granma. En el accidente murió también otro activista opositor y  resultaron heridos un ciudadano español y uno sueco, que viajaban con  ellos en el automóvil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios