Nadie reivindica el atentado en un centro comercial de Bogotá

  • Tres muertos al estallar una bomba en uno de los lavabos de señoras

  • Tanto la guerrilla del ELN como la de las FARC se desmarcan

Juan Manuel Santos y su hijo Esteban durante un recorrido por el Centro Comercial Andino, escenario del atentado. Juan Manuel Santos y su hijo Esteban durante un recorrido por el Centro Comercial Andino, escenario del atentado.

Juan Manuel Santos y su hijo Esteban durante un recorrido por el Centro Comercial Andino, escenario del atentado. / Efe / Presidencia de Colombia

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo ayer que las autoridades trabajan en tres líneas de investigación por el atentado terrorista del sábado en el Centro Comercial Andino de Bogotá que causó tres muertos y nueve heridos.

El mandatario encabezó ayer un consejo de seguridad por este ataque que provocó la condena unánime de los colombianos y al término de esa reunión anunció además una recompensa de 100 millones de pesos (unos 33.600 dólares) por información sobre los responsables del atentado.

El equipo investigador tiene tres hipótesis concretas y no las voy a mencionar"

"El equipo investigador tiene tres hipótesis concretas y no las voy a mencionar para no dañar la investigación", dijo Santos.

Ningún grupo se ha atribuido el atentado, y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), hacia la cual apuntaron algunas sospechas, lo condenó el sábado mismo y lo calificó de "execrable", al tiempo que pidió "seriedad a quienes hacen acusaciones infundadas y temerarias".

Las autoridades no han dicho hacia quién apuntan las investigaciones, pero otra hipótesis que barajan los medios es que sea el Clan del Golfo, banda criminal de origen paramilitar que en las últimas semanas desencadenó una ola de asesinatos de policías en todo el país en represalia por las operaciones en su contra.

La bomba que causó la tragedia estalló en uno de los baños de mujeres de la segunda planta del centro comercial Andino, uno de los más exclusivos de Bogotá, situado en el acomodado barrio de El Chicó.

El atentado se cobró la vida de la francesa Julie Huynh, de 23 años, quien desde hace seis meses trabajaba como voluntaria dando clases en un colegio público de un barrio pobre de la capital colombiana.

Poco después fallecieron en un centro hospitalario Ana María Gutiérrez, de 27 años, y Lady Paola Jaimes, de 31.

El atentado estremeció a los colombianos que creían haber pasado la página del terrorismo después del desmantelamiento de los grandes carteles de la droga en los años 90 y empezaban a vivir una inédita sensación de seguridad por la firma del acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, que también condenó el ataque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios