Nueva incursión del ejército turco en el norte de Iraq

  • Tropas turcas han avanzado tres kilómetros dentro del Kurdistán, coincididiendo con la visita sorpresa de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, a Kirkuk y Bagdad.

El Ejército turco ha llevado a cabo una nueva incursión en territorio del Kurdistán iraquí, donde los soldados llegaron a avanzar hasta tres kilómetros, según Jabar Yawar, portavoz de las fuerzas de seguridad Peshmerga.

Al parecer, las tropas cruzaron la frontera por una zona cercana a la frontera con Irán, a unos 120 kilómetros al norte de la ciudad de Irbil, indicó Yawar, pero no especificó cuándo tuvo lugar la incursión ni si el Ejército turco continúa en Iraq.

El pasado domingo, la aviación turca bombardeó varias poblaciones del norte de Iraq, aunque su objetivo eran los rebeldes del Partido de los Trabadores del Kurdistán. Unos 50 aparatos particiaron en el ataque, el más importante contra esta guerrilla en muchos años. El Parlamento iraquí condenó el bombardeo, calificándolo de "intolerable" violación de su soberanía que además mató a "civiles inocentes".

La nueva incursión turca ha coincidido con la visita sorpresa de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, que se desplazará a las ciudades de Kirkuk y Bagdad para evaluar los progresos que el ejército estadounidense dice haber hecho.

Visita de Condoleezza Rice

En primer lugar, Rice viajó a Kirkuk, la ciudad a la que los kurdos iraquíes llaman su 'Jerusalén', uno de los territorios más ricos en petróleo de todo el país donde, según Washington, hay nuevos signos de cooperación y progreso.

Rice tiene previsto visitar a los miembros de una unidad civil y militar de reconstrucción con base en Kirkuk y después reunirse con políticos locales de todas las confesiones. Posteriormente viajará a Bagdad, donde mantendrá encuentros con representantes del Gobierno central.

Los suníes suspendieron a principios de este mes un boicot político que ha durado un año en Kirkuk -el centro neurálgico de los campos petroleros en el norte de Iraq- mediante un acuerdo que les otorga puestos en la Administración. La decisión constituyó el paso más importante dado hasta ahora hacia la unidad con miras a efectuar un referéndum sobre el futuro de la zona.

Rice destacó este hecho a su llegada a Iraq -aunque otra comunidad étnica sigue boicoteando el consejo provincial de gobierno-, así como la nueva participación de Naciones Unidas en resolver el futuro de la disputada Kirkuk.

La visita de Rice es la primera de la secretaria de Estado desde que se presentó inesperadamente en Iraq con el presidente estadounidense, George W. Bush, y el responsable de Defensa, Robert Gates el pasado septiembre, en vísperas de la entrega de un informe de los responsables militares en Iraq al Congreso sobre los progresos en el país.

La evaluación ofreció una visión frustrante de la situación de la política iraquí, que permanece estancada en medio de disputas y maniobras de las confesiones religiosas, pero también mencionó mejorías en las acciones de la seguridad apoyadas por Estados Unidos.

De todos modos, este viaje de Rice tiene el propósito de hacer hincapié en la reducción general de la violencia, lo cual es atribuido por el Gobierno de Bush principalmente al refuerzo militar llevado a cabo por Estados Unidos este año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios