Obama y Clinton se reúnen en privado para salvaguardar la unidad demócrata

  • El candidato demócrata recibirá hoy el pleno apoyo de la que ha sido, hasta ahora, su enconada rival en las primarias · La táctica de McCain buscará arrastrar a una parte de los seguidores de Hillary

El Partido Demócrata estadounidense ha comenzado a decidir su futuro a corto plazo con la Casa Blanca en el horizonte. Con el senador Barack Obama ya de virtual candidato a las elecciones presidenciales, el objetivo ahora es lograr la unidad plena de la formación, para lo cual la ex primera dama Hillary Clinton y el senador afroamericano han mantenido una primera reunión.

En los corrillos y los medios de comunicación se discute si la perdedora de las primarias terminará de número dos en la lista, algo que la política advierte que no buscará a toda costa, señalando que la decisión última corresponde a Obama. "La senadora Clinton y el senador Obama se reunieron por la noche del jueves y mantuvieron una productiva discusión acerca del trabajo que hay que hacer para triunfar en noviembre", fecha de las elecciones presidenciales, según una nota conjunta remitida a los medios norteamericanos. Pese a esta escueta confirmación, lo poco que ha trascendido de esta primera toma de contacto tras el fin de las primarias es que la unidad se convirtió en el tema a tratar.

"El tema principal" de la reunión era la unidad del partido demócrata, precisó a CNN el director de comunicaciones de Obama, Robert Gibbs.

Interrogado sobre si los senadores habían conversado sobre la candidatura a la vicepresidencia, Gibbs contestó que se trataba de un tema "muy importante" y que el equipo de campaña del senador de Illinois manejará con discreción este tema mientras se procesa la selección del acompañante de Obama. El jueves, en Virginia, Obama rindió un vibrante homenaje a su rival derrotada y afirmó que los demócratas se unirían para vencer al republicano John McCain en noviembre.

El candidato republicano, John McCain, va a centrar parte de su campaña electoral en atraerse a votantes que apoyaban a la senadora demócrata Hillary Clinton pero no conectan con la idea de cambio promulgada por el recién elegido aspirante Barack Obama.

Apoyándose en varias encuestas que han revelado que al menos un cuarto de los seguidores de Clinton se plantean votar a McCain en los comicios presidenciales de noviembre, los asesores del republicano han comenzado ya a definir las estrategias con las que ganarse el voto femenino y de la clase trabajadora, dos de los sectores insignia que han apoyado a la ex primera dama durante las primarias demócratas.

Así pues, según informa The Washington Post, los asesores de McCain pretenden hacer suyos los argumentos esbozados por Clinton en su campaña contra Obama: la idea de que el senador por Illinois no conecta con el americano medio y es inexperto.

Ya lo dijo el propio McCain en un discurso el pasado miércoles, cuando ya se conocía el triunfo de Obama: "Hay muchos seguidores de la senadora Clinton que me apoyarían por su creencia de que el senador Obama no tiene la experiencia o el conocimiento o el juicio para dirigir los retos de seguridad nacional de la nación".

No obstante, el candidato republicano deberá dar un giro de 180 grados con respecto a las anteriores elecciones, ya que en aquellas ocasiones sólo uno de cada diez votantes tradicionalmente demócratas emitió un voto por el aspirante del partido rival. En las legislativas de 2006, el 93% de los demócratas votó a los candidatos de este partido.

Todavía no está del todo claro de qué manera McCain se ganará el voto femenino y de la clase trabajadora. El senador por Arizona se ha mostrado en contra de un sistema nacional de seguridad social, ha respaldado la continuidad de las tropas en Iraq, aboga por mantener los recortes de impuestos y se opone a una reforma de la ley del aborto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios