Sarkozy está dispuesto a negociar con Teherán una colaboración nuclear civil

  • El presidente de Francia reconoce que "existe" el peligro de una guerra contra Irán y que se debe, más que a una intervención estadounidense, a la percepción de riesgo de Israel

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se muestra dispuesto a viajar a Teherán para negociar una virtual cooperación nuclear civil con Irán si el régimen de Mahmud Ahmadineyad acepta que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) realice sus controles en el país. 

En una entrevista concedida al semanario francés Nouvel Observateur Sarkozy cree, por otro lado, que "existe" el peligro de una guerra con Irán, no tanto porque Estados Unidos se lance a una intervención militar como por el hecho de que los israelíes vean amenazada su seguridad.

"Nunca he estado a favor de la guerra. El problema para nosotros no es tanto el riesgo de que los norteamericanos se lancen a una intervención militar sino que los israelíes consideren que su seguridad está realmente amenazada. El peligro de una guerra existe", sostiene el jefe del Estado francés. 

Sarkozy añade que "todo el mundo está de acuerdo" en decir que lo que hacen los iraníes "no tiene una explicación civil" y que el único debate es "saber si contarán con capacidad militar en un año o en cinco". A continuación, se ofrece para negociar una salida a la crisis nuclear si Irán abre sus instalaciones a los inspectores de la AIEA.

"Si Irán deja a la AIEA hacer sus controles, estaría dispuesto a ir a Teherán y a estudiar una colaboración en materia nuclear civil. Tengo la confianza de israelíes y norteamericanos sobre este asunto. Los americanos no son unos belicistas. Y no se debe negar lo nuclear civil a países que respetan las reglas", asegura.

En esta línea, recuerda que en su momento se comprometió ante el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, para firmar el primer acuerdo de cooperación nuclear civil y que no es "simplemente una cuestión de contratos en el extranjero" sino que está "convencido" de que hay mucho en juego en la capacidad europea para garantizar el desarrollo de la ribera sur del Mediterráneo: Argelia, Marruecos, Túnez, Libia, Egipto y Mauritania.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios