Trump denuncia una "caza de brujas" tras el nombramiento del fiscal especial

  • El ex director del FBI Robert Mueller supervisará la investigación sobre la supuesta injerencia de Rusia en las presidenciales

Comentarios 1

El presidente de EEUU, Donald Trump, denunció ayer una "caza de brujas" en su contra tras el nombramiento de un fiscal especial, el ex director del FBI Robert Mueller, para supervisar la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones y los posibles nexos con su campaña.

En su cuenta de Twitter, Trump afirmó que se trata de la "mayor caza de brujas" contra un político "en la historia de Estados Unidos".

EEUU renegociará el Tratado de Libre Comercio con sus socios de México y Canadá

Según Trump, con "todos los actos ilegales" que se produjeron en la campaña de su rival demócrata por la Casa Blanca, Hillary Clinton, y en el Gobierno del anterior presidente, Barack Obama, "nunca se designó a un fiscal especial".

A través de un comunicado divulgado por la Casa Blanca, Trump aseguró ayer que la "investigación exhaustiva" que supervisará Mueller probará la falta de nexos entre su campaña electoral y el Kremlin.

"Como he dicho muchas veces, una investigación exhaustiva confirmará lo que ya sabemos: no hubo colusión entre mi campaña y ningún organismo extranjero", afirmó Trump.

El Departamento de Justicia nombró ayer a Mueller como "fiscal especial" para supervisar la investigación del FBI en la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016, incluyendo los presuntos vínculos con la campaña de Trump. "Mi decisión no es un hallazgo de que se han cometido delitos o de que una acusación está garantizada. No he llegado a semejante determinación", explicó el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, en el comunicado donde anunció el nombramiento de Mueller.

Rosenstein insistió en que "un fiscal especial es necesario para que el pueblo estadounidense tenga una confianza completa en el resultado" de la investigación.

La oposición demócrata llevaba semanas pidiendo el nombramiento de un fiscal especial independiente para esa investigación, sobre todo a raíz de que Trump despidiera de manera fulminante la semana pasada como director del FBI a James Comey, quien estaba al frente de las pesquisas sobre la supuesta injerencia rusa.

Precisamente ayer, Rosenstein informó al Senado en una reunión a puerta cerrada sobre la polémica decisión de Trump de despedir a Comey.

En otro de sus frentes, el Gobierno de Trump notificó ayer formalmente al Congreso su intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo que abre un periodo de consultas de 90 días antes de iniciar el diálogo con los socios en ese pacto, México y Canadá.

La oficina del representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, que junto con el secretario de Comercio, Wilbur Ross, liderarán las negociaciones, confirmó el envío de la carta de notificación al Congreso.

A finales de abril, Trump sorprendió al afirmar que estaba listo para terminar con el TLCAN de una vez por todas, pero finalmente optó por renegociar el acuerdo, según dijo, después de que se lo pidieran su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

"Esperamos iniciar las negociaciones con Canadá y México lo antes posible, pero no antes de los 90 días de la fecha de esta carta", reza la misiva firmada por Lighthizer.

De este modo, se prevé que el arranque de las conversaciones tenga lugar a finales de agosto.

En la carta, el representante de Comercio Exterior subrayó: "El TLCAN fue negociado hace 25 años y, mientras nuestra economía y empresas han cambiado considerablemente, el TLCAN no lo ha hecho. Muchos capítulos del acuerdo están caducos o no reflejan estándares modernos", agregó al señalar que EEUU buscará incluir referencias a los derechos de propiedad intelectual, prácticas de regulación, empresas de propiedad pública, servicios y procedimientos aduaneros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios