"La bandera de España está más cerca que lejos de Gibraltar"

  • El ministro de exteriores en funciones español, José Manuel García-Margallo, considera que el 'Brexit' acerca la posibilidad de la fórmula de la cosoberanía en el Peñón

"Yo espero que la fórmula de la cosoberanía, para entendernos, la bandera de España en el Peñón, esté mucho más cerca que lejos", así se pronunció ayer el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, en declaraciones a Onda Cero. "Es un giro copernicano que abre unas perspectivas completamente nuevas sobre el tema de Gibraltar como no habíamos tenido en mucho tiempo", indicó Margallo.

El ministro concretó su oferta de cosoberanía para Gibraltar con un estatuto personal para que los gibraltareños mantengan la nacionalidad británica si así lo quieren y un estatuto fiscal propio. Además, en declaraciones posteriores a Antena 3, García-Margallo señaló que la aplicación de la fórmula de cosoberanía para Gibraltar con estas condiciones es una opción que cabe "en la redacción actual de la Constitución española", y citó el artículo 144, que prevé la autonomía para territorios no integrados en la organización provincial.

Margallo explicó que una vez que entre en vigor el divorcio, los Tratados de la UE dejarán de ser aplicados "y Gibraltar pasará a ser un territorio tercero, fuera del mercado interior". En ese contexto el titular de Asuntos Exteriores añadió que el Gobierno español, desde el primer momento, debe exigir en la UE que no se incluya a Gibraltar en las negociaciones con Reino Unido para concretar la desconexión y su futura relación con la UE, sino que esta cuestión debe ser abordada "exclusivamente de forma bilateral entre España y Reino Unido".

Eso debe hacerse, según Margallo, "en el marco de las declaraciones sobre descolonización que dice que el proceso de Gibraltar debe resolverse de acuerdo con el principio de integridad territorial y no con el principio de autodeterminación". El ministro recordó que la fórmula de cosoberanía ya se trató durante los mandatos de José María Aznar y Tony Blair.

Margallo solicitó que no se interprete que él celebra la salida de Reino Unido y apostó por extraer lo que pueda ser positivo. También habló sobre el papel que España puede jugar en una UE sin el Reino Unido en la relación trasatlántica. "España puede aspirar a ser el socio privilegiado de Estados Unidos en la UE porque no tiene intereses conflictivos como los tiene Francia, tiene mucha presencia en Latinoamérica, donde Estados Unidos está volviendo a tomar posiciones, y también en el Norte de África", apuntó. "Vamos a ver si nosotros sabemos aprovechar esta desgracia, que lo es, para intentar sacar lo mejor posible con el refrán español 'no hay mal que por bien no venga', ¿no?", continuó.

El ministro de Exteriores consideró que la salida de Reino Unido de la UE no tiene por qué afectar "mucho" a los españoles que trabajan en ese país y rechazó frontalmente hacer ningún tipo de paralelismo entre el futuro de Escocia -que se plantea volver a celebrar un referéndum de autodeterminación para dejar Reino Unido e integrarse en la UE- y Cataluña.

Margallo subrayó que no son casos comparables porque, al contrario de lo que sucede con Escocia, en España la Constitución no permite la independencia unilateral de Cataluña, por lo que esa independencia "nunca sería reconocida por Naciones Unidas, y tampoco por la UE".

A preguntas de si podría existir algún tipo de comparación entre escocia, que ya ha expresado su deseo de un referéndum para salirse del Reino Unido y mantenerse en Europa, Margallo subrayó que no son casos comparables porque, al contrario de lo que sucede con Escocia, en España la Constitución no permite la independencia unilateral de Cataluña, por lo que esa declaración "nunca sería reconocida por Naciones Unidas, y tampoco por la UE".

Las palabras de García-Margallo, cuyas declaraciones anteriores al referéndum ya habían molestado enormemente a los habitantes de la Roca, fueron contestadas por el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, que aseguró que la bandera española jamás ondearía en Gibraltar.

En su intervención en el Parlamento de Gibraltar, el ministro principal se mostró "convencido" de que a pesar de la salida del Reino Unido de la Unión Europea "no habrá conversaciones sobre la soberanía" del Peñón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios