Se busca a Rudy McHuchomney

  • Después de cinco citas importantes para escoger candidato republicano, aún quedan cuatro aspirantes con opciones de luchar en noviembre por la Presidencia del país

La sucesión de George W. Bush como la cabeza del partido republicano está resultando mucho más complicada de lo esperado. Después de cinco citas importantes para escoger candidato, aún quedan tres o incluso cuatro aspirantes con opciones de luchar en noviembre por la Presidencia de Estados Unidos.

Mike Huckabee ganó en Iowa, John McCain se impuso en New Hampshire y Carolina del Sur, y Mitt Romney triunfó en Michigan y Nevada. Rudy Giuliani sigue insistiendo en su estrategia de centrarse en los grandes Estados, el primero de los cuales será Florida el 29 de febrero. Lo ideal sería un compendio de los cuatro candidatos republicanos, algo así como un Rudy McHuchomney que normalizara el panorama del partido republicano, acostumbrado históricamente a presentar desde muy pronto un frente común, un sólo candidato sin fisuras.

"Éste es un partido a la deriva, profundamente dividido y sin inspiración en lo que se refiere a un candidato presidencial e inseguro de cómo contrarrestar a un energético Partido Demócrata", escribió The New York Times.

La particularidad del proceso que culminará el 4 de noviembre es que ninguno de los candidatos quiere recoger la antorcha del presidente saliente, que sigue batiendo récords de impopularidad.

Ninguno cita como su modelo a George W. Bush, sino que todos los aspirantes evocan la figura de Ronald Reagan. Presidente entre 1980 y 1988, el ya fallecido ex actor formó la llamada "gran coalición conservadora". Su estela permitió incluso que a su marcha triunfase su vicepresidente, George H. W. Bush, padre del actual mandatario.

Sin embargo, ninguno de los candidatos atesora las cualidades que hicieron de Reagan un mito entre los conservadores. Todos tienen alguna, pero no todas las características que conformarían el candidato perfecto.

"Huckabee tiene la parte social-conservadora", resaltó en The New York Times Lou Cannon, biógrafo del ex presidente Reagan, analizando a los tres ganadores de primarias hasta ahora. El pastor baptista ya se impuso en el estado de Iowa presentándose como "un líder cristiano". Sin embargo, flaquea en la economía: como gobernador de Arkansas subió los impuestos, un tabú entre los republicanos.

"Reagan sacó mucho de los independientes, y McCain entró en ello", prosigue Cannon. El senador por Arizona, además, tiene mucho crédito entre los conservadores por su apoyo sin fisuras a la guerra de Iraq, especialmente desde su posición de veterano de guerra. Sin embargo, igual de fuertes son las sospechas por su postura a favor de regularizar la inmigración ilegal.

"Además están los conservadores tipo Wall Street, que están con Romney", remata Cannon. Su pasado como director general privado juega muy a favor del ex gobernador de Massachusetts, especialmente ahora que los temores de recesión han convertido la economía en la principal preocupación de la campaña. Pero en su contra están sus continuos cambios de opinión, lejos de los "principios" que proclamaba Reagan.

Giuliani, por su parte, sigue esperando y, pese a algunos apuros económicos, sonriendo. "Giuliani está encantado, porque la falta de un claro líder significa que la carrera podría estar todavía hecha un lío el 29 de enero en Florida", escribe en un editorial The Wall Street Journal.

Si nadie lo remedia, en contra de la tradición, también entre los republicanos será decisivo el Supermartes 5 de febrero.

Mientras tanto, el que llegó a ser visto como la gran esperanza conservadora para suceder a George W. Bush, Fred Thompson, anunció este martes su abandono tras haber desempeñado un papel decepcionante en los estados que ya han celebrado sus primarias hasta la fecha.

"He retirado mi candidatura para la Presidencia de EEUU. Espero que mis esfuerzos hayan beneficiado a mi país y mi partido. Mi esposa y yo siempre estaremos agradecidos por el estímulo y la amistad de tanta gente maravillosa", dijo en un escueto comunicado difundido en su sitio web.

Los analistas políticos le han reprochado continuamente su apatía a la hora de hacer campaña. El propio Thompson, conocido también por sus papeles en películas y series como Ley y Orden, admitió hace poco que no estaba "particularmente interesado" en la carrera hacia la Casa Blanca e insinuó que se había visto empujado a entrar en ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios