La colonia británica de la Alpujarra y la Costa, ante la 'independencia'

  • Incertidumbre entre los dos millares de personas que disfrutan del buen clima del litoral y la tranquilidad alpujarreña , mientras siguen con mucho interés los acontecimientos de su país.

Desde primeras horas de la madrugada de ayer, los muros en redes sociales ligados a la publicación europea The Seaside Gazette, editada en la Costa Tropical, y cuyo principal grueso de lectores es la comunidad británica de Almuñécar, echaban humo. Se podía leer de todo, desde un simple "Mierda. Adiós", hasta signos de alegría, pasando por los que se sentían avergonzados por el resultado o creen que es lo mejor que le ha pasado a ese país en las últimas décadas.

Dave Darby, editor del periódico, es londinense y conoce a muchos miembros de la colonia británica sexitana, que podría ascender a unos 2.600 aproximadamente, teniendo en cuenta los que no figuran en el padrón municipal. Ayer, a primera hora, ya había tomado el pulso de la situación entre sus compatriotas, no sólo on line sino también personalmente. "Nadie esperaba esto, ni siquiera los que querían salir", reconoce.

De hecho, pensaba dedicar la apertura de su publicación mensual a las elecciones españolas, al 26-J, sin embargo, esto le ha robado el protagonismo, porque provoca muchísima inquietud entre sus amigos y clientes.

Otro de los responsable de 'la Gaceta', como ellos mismos traducen, es Martin Hugh Myall, nacido en Salisbury, que comenta que en la colonia sexitana el resultado está tan dividido como los mismos resultados electorales. "El 50% está a favor del Brexit, y el otro 50% no y ahí es precisamente donde está el problema, que con opiniones tan polarizadas tienen que vivir juntos", analiza.

Sin embargo, entre ellos dos no hay mucha distancia en sus opiniones. "Ambos estamos a favor de la permanencia en Europa", explica Martin. Para este último, "se trata de un tema generacional: los más jóvenes están a favor de seguir en la UE, mientras que los mayores creen que la salida supondrá la vuelta a los días de gloria".

Ambos, frente a la publicación que tienen que cerrar en apenas unos días, reflexionan sobre lo ocurrido. "La inmigración (sobre todo, desde los refugiados de Siria), el esfuerzo económico en el marco del espacio comunitario, junto con las normas que se percibían como injerencias en el seno del país, han propiciado este resultado", opina Martin. Los dos coinciden en que el resultado hace dos años lo más seguro es que no hubiese sido el mismo.

En cuanto a la población que reside en la Costa Tropical, la sensación es de "incertidumbre, más que de miedo", sobre todo, para los que tienen negocios aquí. "Para los pensionistas que ahora sacan de cualquier cajero su dinero de los bancos de allí, puede suponer un cambio, ya que si cae la libra -como ha ocurrido durante las primeras horas siguientes al referéndum- su poder adquisitivo bajará y, por tanto, influirá también en toda la economía que se mueve alrededor de estas personas", dice Dave. Efectivamente, existen negocios en Almuñécar regentados por ingleses, los cuales son frecuentados por compatriotas, terrazas en las que se suelen ver a mediodía o por la noche estos clientes todos los días, hoteles a los que vienen ingleses durante el invierno que suponen una tabla de salvación para el sector turístico y que pueden o dejar de venir o viajar con menos dinero.

"Además, si los que estamos aquí sufrimos una subida de impuestos o una bajada en prestaciones como la sanitaria, es lógico que muchos de ellos piensen en la posibilidad de volver, y además hay quien tiene niños, con todo lo que ello supone", añade Darby.

Dos ingleses que regentan sendos negocios en Almuñécar están a favor del Brexit y creen que no supondrá ningún cambio para ellos. "Tenemos la residencia aquí, quiero que mi país esté fuera de la UE, y no creo que cambie demasiado nada para mí ni para mi empresa", señala uno de ellos.

Para los que sí creen que van a cambiar las cosas y mucho es para los que residen en Gibraltar o para los escoceses, que están a favor de continuar en la UE, pero no para los demás.

De todas formas, para Dave y Martin la situación está por ver en los próximos dos años. "Ahora todo depende de la capacidad negociadora de los que lleven a cabo este proceso", concluyen.

Además de la Costa, la otra gran colonia británica se sitúa en la Alpujarra granadina, uno de los refugios preferidos de estos, hasta ahora, europeos. En el colectivo hay opiniones muy diferentes, aunque hay coincidencia en la incertidumbre se situará a partir de ahora en Europa más que en Reino Unido.

Bernard Charles Byrne, residente en el núcleo orgiveño de Tíjola, señala que no tiene miedo de que Reino Unido vaya a tener problemas en el futuro. "Mi miedo es qué va a pasar con la Unión Europea. Porque después de este referéndum posiblemente otros países de Europa también quieran hacer lo mismo, provocando esto una fractura entre países. Hemos tenido paz durante más de 50 años y espero que esto no sea el inicio de un proceso que vaya hacia atrás". Además, sobre los residentes en España afirma que no cree que España quiera "hacer las cosas difíciles" a los ingleses residentes. "Yo pago mis impuestos como todo el mundo".

Esteve Holdup actualmente vive en Órgiva y tiene una visión también pesimista en cuanto al resultado del referéndum. "Me parece muy mal y no tengo nada que ver con los ingleses que han apoyado el Brexit", señala muy molesto. Además, afirma que en Órgiva la gran mayoría de ingleses piensan que "siguen siendo europeos". Asimismo muestra su preocupación poniendo como ejemplo que "ahora los jubilados ingleses residentes aquí pueden usar los servicios sanitarios de España", pero que se desconoccen los acuerdos a los que se llegará a partir de ahora. "Tenemos una pensión en libras y esta mañana me he despertado comprobando que la libra vale menos que antes en euros",  añade preocupado. 

Anna Kemp, que vive a caballo entre Madrid y Laroles en la Alpujarra, reconoce que no esperaba este resultado. "Muchos nos hemos despertado con una sensación de luto" y piensa que todo ello ha sido consecuencia de "una campaña mal informada que ha tirado de los prejuicios de la gente". Kemp, que lleva 23 años en España y no ha podido votar, cree que "este hecho va a suponer un impacto negativo muy grande tanto para España como para Inglaterra". Además teme que "podría haber un efecto dominó entre los demás países. Y pienso que unidos estamos más fuertes que separados". Anna, que "jamás" se lo había planteado, incluso ya piensa obtener la nacionalidad española, como también lo están pensando algunos amigos suyos.

Por el contrario, Nigel Anthony Segal, residente en Órgiva y que ha votado sí al Brexit, afirma que "el resultado para Inglaterra es mejor", y añade que "la Comunidad Europea ha cambiado mucho las reglas en los últimos quince o 20 años". Aunque reconoce que "para España el Brexit posiblemente sea negativo", piensa que entre el gobierno de España y el de Inglaterra "pueden hablar para hacer acuerdos". Segal justifica su apoyo al Brexit señalando que "es difícil hacer acuerdos desde Europa que le vayan bien a todos", y añade que por ejemplo España tiene problemas que dependiendo de Europa difícilmente puede arreglarlos". "A ver lo que pasa en el futuro" concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios