Un ex combatiente de EEUU deja tres muertos en la residencia militar de la que fue expulsado

La toma de rehenes en una residencia militar de California terminó ayer tras más de siete horas con las tres rehenes y el secuestrador muertos.

Aunque las autoridades no revelaron la identidad del asaltante, el senador californiano Bill Dodd dijo a medios locales que se trataba de un ex combatiente con problemas psicológicos al que a principios de semana le habían pedido que abandonara la residencia.

El hombre armado, identificado como Albert Wong, también habría intercambiado disparos con la Policía antes de que se atrincherara con los rehenes. Los agentes hallaron los cuerpos sobre las 18:00 hora local (02:00 del sábado GMT), cuando se decidieron a ingresar a la habitación en la que se había producido la toma, tras no poder establecer contacto con el secuestrador durante todo el día.

"Esta es una noticia trágica, una que esperábamos no tener que dar", dijo en una comparecencia el capitán Chris Childs, de la Policía del estado de California.

Las tres rehenes muertas eran trabajadoras de esta residencia militar privada para excombatientes de las guerras de Iraq y Afganistán con trastornos postraumáticos llamada The Pathway Home y ubicada en Yountville, al norte de San Francisco (California). El secuestro había empezado sobre las 10:20 hora local (18:20 GMT), durante una pequeña fiesta de trabajadores de la residencia.

Los primeros agentes que llegaron al lugar, donde viven un millar de ex combatientes, intercambiaron disparos con el secuestrador, lo que según Childs evitó que saliera "a buscar otras víctimas".

Unos 80 niños, que se encontraban en un teatro cerca del hogar de veteranos fueron evacuados en autobuses escolares, informó Childs.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios