El proceso de paz en Colombia retoma impulso con la liberación de un general

  • El Gobierno de Santos suspendió hace dos semanas las negociaciones con los guerrilleros de las FARC en La Habana por el secuestro del militar Rubén Darío Alzate y sus dos acompañantes

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, afirmó ayer que la liberación del general Rubén Darío Alzate y sus dos acompañantes por parte de las FARC crea un "clima propicio" para reanudar los diálogos de paz con esa guerrilla en Cuba, suspendidos desde el secuestro del grupo hace dos semanas.

El jefe de Estado manifestó en un comunicado que las FARC obraron conforme a la ley al liberar al general, el militar de mayor rango secuestrado nunca por esta guerrilla en 50 años de conflicto, el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego en el departamento del Chocó al noroeste del país, donde fueron secuestrados el pasado 16 de noviembre.

Según Santos, "es evidente que esa decisión contribuye a recuperar el clima propicio para continuar los diálogos, demuestra la madurez del proceso y nos permite unir nuestra voz a la de millones de colombianos que expresan su solidaridad con los liberados".

En la madrugada del 17 de noviembre, horas después de confirmar el secuestro en el remoto caserío de Las Mercedes, Santos anunció la suspensión del ciclo de diálogos con las FARC que debía comenzar al día siguiente en La Habana y condicionó su reanudación a la liberación de los cautivos.

Este domingo, tras confirmarse la liberación, el presidente colombiano afirmó que se reunirá con sus delegados en los diálogos de La Habana para definir su regreso a la capital cubana y la reanudación de los diálogos, que abordan el cuarto de cinco puntos de la agenda, centrado en las víctimas. "Me reuniré con los negociadores para discutir los términos de su regreso a La Habana. Reafirmo que la agenda del proceso de negociación con las FARC es sobre los cinco puntos acordados y esto no ha cambiado. Hemos logrado acuerdos acerca de tres de los puntos y seguiremos trabajando para lograr acuerdos en los dos restantes", agregó el mandatario.

En un comunicado divulgado ayer en la capital cubana en el que confirmaron la liberación del general, el cabo y la abogada, las FARC pidieron "rediseñar las reglas de juego" del proceso de paz e invitaron al Gobierno colombiano a acordar un cese bilateral del fuego.

Por su parte, Santos rechazó "el secuestro de cualquier ciudadano" y dijo que negociar en medio del conflicto, como ha defendido desde que se iniciaron los diálogos hace dos años, "tiene costos que son difíciles de entender y aceptar".

En un comunicado, el presidente colombiano reconoció que le duelen "profundamente los hechos de la guerra" y lamentó y condenó "la muerte de soldados, policías, niños, hombres y mujeres". Sin embargo añadió que tiene "la convicción de que negociar en medio del conflicto ha sido la mejor manera de preservar los elementos esenciales del Estado y evitar que las conversaciones se conviertan en un ejercicio interminable".

Santos expresó su agradecimiento a Cuba y Noruega, países garantes del proceso, y al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) "su decidido apoyo para superar esta dificultad en el proceso de paz".

"Valoro y agradezco el apoyo de los colombianos y de la comunidad internacional en torno a la solución de este episodio y les pido que estemos más unidos que nunca para poder poner fin a este conflicto que tanto nos ha costado a todos", agregó.

La Unión Europea (UE) confió en que la liberación hoy del general Rubén Darío Alzate y sus dos acompañantes, secuestrados el 16 de noviembre por las FARC, sirva para reanudar pronto las negociaciones del proceso de paz que lleva esta guerrilla con el Gobierno de Juan Manuel Santos.

"La liberación por las FARC del general Alzate y de otros dos detenidos es un acontecimiento que saludamos y debería permitir la pronta reanudación de las negociaciones entre el Gobierno de Colombia y las FARC en la Habana", indica un comunicado del Servicio Europeo de Acción Exterior.

La UE recuerda que apoya las negociaciones de La Habana, al considerar que "son una oportunidad única para poner fin a décadas de conflicto armado que han causado innumerables víctimas y un amplio sufrimiento y de construir una Colombia pacífica e incluyente". Y añadió que "los acuerdos parciales alcanzados en la agenda de paz y los pasos ya dados como parte de las discusiones sobre asuntos relacionados con las víctimas dan fe del importante progreso ya logrado en las negociaciones". Bruselas quiso mostrar de nuevo su compromiso en ayudar "a hacer este proceso un éxito".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios