El pueblo rebelde chino de Wukan pide elecciones democráticas

  • Pese a la censura, en internet informan de la rebelión, la más prolongada y numerosa en China

El pueblo rebelde de Wukan (sur de China), que expulsó a las autoridades locales después de que les expropiaran sus cultivos, pidió ayer elecciones democráticas y que les devuelvan el cadáver de su líder Xue Jinbo, muerto bajo custodia policial.

Más de 6.000 vecinos de una población de 20.000 habitantes reclamaron ayer elecciones democráticas y una compensación por sus tierras expropiadas, según los periodistas desplazados a esa localidad de la provincia de Cantón.

Los agraviados también piden que se les entregue el cadáver de Xue Jinbo, de 42 años, que, según las autoridades, murió de un ataque cardiaco la semana pasada. Los familiares que pudieron ver el cuerpo aseguran que estaba cubierto de heridas y hematomas, así como sangre en la nariz, varios dedos rotos y rastros de agresiones en las rodillas y en los pies, informó el diario South China Morning Post.

A pesar de la censura, la información sobre la inusual rebelión corre como la pólvora en internet, debido a que es la más prolongada y numerosa que se recuerda en la historia reciente de China, con más de 8.000 manifestantes durante varios días en una protesta que se inició hace tres meses y sobre la que el Gobierno ha perdido el control.

El diario local Nanfang informó de que tres ciberdisidentes fueron detenidos en la capital provincial, Guangzhou, cuando se disponían a iniciar una protesta a favor de los habitantes de Wukan. Incluso el artista conceptual y disidente Ai Weiwei está comentando a través de Twitter la situación en Wukan, expresando irónicamente su temor a que el pueblo se independice.

Según un representante de los manifestantes, policías y militares mantienen sitiada Wukan e impiden el acceso de alimentos y agua potable, aunque la población tiene aún suficientes suministros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios