La visita del emir qatarí a Gaza da un espaldarazo al Gobierno de Hamas

  • Se trata del primer viaje oficial de un jefe de Estado a la Franja palestina desde que el movimiento islamista tomara el poder de ese territorio en 2007

El emir de Qatar, el jeque Hamad ben Jalifa al Zanim, proporcionó ayer un considerable espaldarazo a Hamas con la primera visita oficial de un jefe de Estado a la Franja, gobernada por el movimiento islamista desde que éste tomó el poder en 2007.

"Es un gran día en el que Gaza recibe a un gran hombre, un líder árabe e islámico. Es maravilloso tener esta visita como la primera de un líder árabe a la Franja de Gaza bajo bloqueo", dijo en un discurso el primer ministro de Hamas, Ismail Haniya, para quien la visita del jeque supone un triunfo diplomático. "Con esta visita, declaramos oficialmente que el asedio político y económico impuesto a Gaza ha sido roto y desafiado", aseguró Haniya en un acto público celebrado en Jan Yunes.

Según él, el viaje oficial se pudo llevar a cabo "pese a los demonios que sólo quieren ver a Gaza desangrándose, bajo bloqueo y aislada de sus hermanos árabes e islámicos". Haniya agradeció su presencia en el sitiado territorio al príncipe y al Gobierno del presidente egipcio, Mohamed Mursi, por haberla facilitado.

El jeque llegó a la Franja acompañado por su esposa, la princesa Moza Bint Naser, el primer ministro qatarí, Hamad ben Yasem al Zani, y una delegación de altos cargos egipcios y qataríes. Entró por el cruce de Rafah, fronterizo con Egipto y el único paso no controlado por Israel, donde fue recibido con los mayores honores por Haniya y una delegación de Hamas, en una ceremonia oficial en la que participó la guardia de honor y sonaron los himnos palestino y qatarí. Hamas reforzó la seguridad en las principales carreteras y los lugares que visitó el emir durante la jornada, decorados con banderas qataríes, enseñas verdes del movimiento islamista y mensajes de bienvenida y agradecimiento.

Las autoridades pidieron a la población, a través de la megafonía de las mezquitas, que participase en el recibimiento y saliese a las calles a saludar al príncipe Ben Jalifa al Zanim.

El dirigente qatarí pasó unas seis horas en la Franja, que dedicó a reunirse con los dirigentes e inaugurar las obras y visitar proyectos de construcción financiados por la cooperación de su país.

Qatar comprometió 254 millones de dólares en proyectos en la Franja, cantidad que ayer elevó a 400 millones y que se destinará a reconstruir la carretera de Salahadin (la principal de Gaza) y levantar un hospital para discapacitados y un barrio residencial en Jan Yunes, que llevará el nombre del emir.

La visita provocó fuertes críticas en Cisjordania, donde el Gobierno de Al Fatah, encabezado por el presidente, Mahmud Abbas, considera que sirve para legitimar al Ejecutivo de Hamas en Gaza y agudizar la división palestina.

Desde que Hamas tomó el poder en el territorio, tras expulsar a las fuerzas leales a Abbas en junio de 2007, Gaza y Cisjordania mantienen dos gobiernos separados que no colaboran entre sí y que, pese a la firma de distintos acuerdos, no han logrado reconciliarse.

Al Fatah pidió el boicot a la visita y aseguró en un comunicado que "buscar un poder político en la región a expensas del pueblo palestino, de sus derechos y su unidad es inaceptable". Añadía que la ayuda de cooperación a los palestinos no es ningún regalo sino "un deber nacional y sagrado" y pidió que lo gestione la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que también encabeza Abbas.

Dirigentes de otras facciones, como el Frente de Resistencia Popular o el Frente Popular para la Liberación de Palestina también criticaron la visita, al compartir la opinión de que agudiza la división política, especialmente cuando la OLP trata de obtener el reconocimiento a Palestina como Estado en la Asamblea General de la ONU.

El jefe negociador de la OLP, Saeb Erekat, mostró su esperanza de que "el emir de Qatar haga esfuerzos para convencer a Hamas para implementar el acuerdo de reconciliación firmado en Doha entre Abbas y (el jefe de Hamas) Jaled Meshal para formar un Gobierno de unidad que celebre elecciones".

La visita también generó división en la población. Una parte cree que la presencia qatarí ayudará a romper el bloqueo, mientras otra considera que supone un reconocimiento del Gobierno de Hamas, que podría llevar a los islamistas a declarar Gaza un territorio independiente de Cisjordania.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios