Castella, Miguelete y los monosabios, premiados

  • Entregados los galardones Doctor Vila Arenas, reconocimientos a los quites al arte y al valor en la Feria de Abril del año pasado

Como todas las temporadas, desde hace más de un cuarto de siglo, el equipo médico que dirige Ramón Vila entrega sus trofeos que llevan el nombre de su progenitor, el doctor Ramón Vila Arenas. Unos premios destinados al arte y al valor; a la creación de belleza con el capote en un quite y al arrojo por salvar la vida de un compañero, sin prestar atención al peligro que corre la propia. En ésta ocasión los premiados han sido el matador de toros afincado en Sevilla Sebastián Castella, por un quite por chicuelinas realizado el pasado 21 de abril; el banderillero Miguel Peña Miguelete, por un quite providencial a su jefe de filas, Juan José Padilla, y los monosabios de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla por su valiente labor, señalada el año pasado en la persona de Mario Benítez, quien coleó al famoso toro Borgoñés, de Victorino Martín, para evitar que corneara a un caballo que había sido derribado.

Un nutrido grupo de aficionados y varias autoridades, entre ellas el delegado de gobierno en Sevilla, Demetrio Pérez, asistieron a un acto en el que el anfitrión, el doctor Ramón Vila, señaló que "por primera vez en su historia faltan los dos premiados". Y es que se dio la coincidencia de que tanto Sebastián Castella como Miguelete toreaban en México. Demetrio Pérez fue el encargado de entregar el trofeo a Joaquín Armero, quien representó a Castella; Ramón Vila entregó el correspondiente al quite providencial a Jaime Padilla, que representaba a su compañero Miguelete y el director de Espectáculos de la Junta, José Antonio Soriano, le hizo entrega de una placa con la mención especial al grupo de monosabios de la Real Maestranza sevillana.

Ramón Vila destacó las cualidades positivas de los premiados. De Sebastián Castella ensalzó que "siempre entra en quites, tiene una personalidad especial y atrae al público por su valor". También alabó el quite providencial de Miguelete a Padilla en el quinto toro de la corrida de Miura y la eficaz labor de los monosabios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios