La 'Convergencia' de El Pele y Carmona, hoy en Cajasol

  • El veterano cantaor asegura estar "en el mejor momento"

Define la Real Academia la palabra convergencia como el hecho de dirigirse hacia la unión en un punto o concurrir al mismo fin. La convergencia es la tierra a la que se encaminan -ése es el título que le han puesto al espectáculo- El Pele y José Ángel Carmona. La veteranía y la juventud, la genialidad y el talento. Dos cantaores que hoy amenizarán la noche del Centro Cultural Cajasol dentro del programa Jueves Flamencos. El coordinador del ciclo, Manuel Herrera, tiene claro que El Pele ocupa un puesto de honor en el podio de los grandes. Opina que "es uno de los personajes más originales del flamenco, un cantaor absolutamente genial" y pide al destino "que el disco que va a sacar salga pronto". También tiene palabras de aliento para José Ángel Carmona. De él dice que "desde muy pequeño ha sentido esto. Es un cantaor comprometido, alguien que domina la guitarra y domina el cante".

Será Carmona quien abra la velada con un "recital tradicional" de "unos 45 minutos" donde tendrán cabida "las cantiñas, la soleá, la bulería". Carmona apenas ahonda en su propuesta, quizá cohibido por la maestría de su compañero. "Desde chico he estudiado muchas cosas de él", confiesa. Así se entiende que para Carmona sea "un placer venir a compartir escenario".

La personalidad arrolladora de El Pele se impone cuando tiene que concretar su repertorio. "Yo no sé lo que voy a cantar hasta el momento en que tengo que hacerlo", espeta creando intriga en el auditorio. "Por eso lo paso mal con algunos guitarristas, porque como voy improvisando no me cogen. Como no me conozcan, a mí no me coge ni la Guardia Civil", añade desde el humor.

Eso sí, El Pele lo deja claro: está, afirma, en su mejor momento, y se presenta "ilusionado como un niño con zapatos nuevos. Estoy enamorado del cante", sostiene. Se ve que se ha reconciliado consigo mismo después de deshacerse de algunos fantasmas. De ahí que diga que "el día que yo la palme va a morir el mejor del mundo", y, más tarde, aclare su frase: "Es que no puedes querer a nadie si no te quieres a ti mismo".

El Pele se sincera mientras regala a quien le escucha, ocasionalmente, alguna muestra de su cante prodigioso. "He perdido mucho tiempo en una vida que no me correspondía, pero se aprende de los errores. Yo estoy empezando de cero. Ahora no paro de trabajar, pero antes todo era trasnoche", admite.

Del presente del panorama flamenco, lamenta que algunos "hacen siempre las mismas tres letras y ni siquiera saben de quiénes son, de dónde proceden. La gente debería informarse más", comenta. También expresa su debilidad por Eva Yerbabuena. "Es muy parecida a mí, nunca hace nada igual", afirma el intérprete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios